Noticias del español

| | | |

| Inés Izquierdo Miller
La Prensa (Nicaragua)
Martes, 14 de agosto del 2007

HABLEMOS DEL IDIOMA: SOBRE EMPRENDEDORES

Hay usos incorrectos relacionados con la palabra emprender.


Nos escribió el colega Gabriel Sánchez quien anda muy molesto por los disparates idiomáticos que escucha a diario. Dice él que «sinceramente estoy al borde y me enerva escuchar todos los días del mundo la aberrante utilización de una palabra que cada vez que la escucho siento que me cae como un balde de agua fría en la cabeza. ¿Ya sabés a qué me refiero verdad? Si es al emprendedurismo, versus emprendimiento».

«Sinceramente me preocupa que atropellen el lenguaje con la utilización de emprendedurismo y lo peor es que esto no sólo se hace en Nicaragua, sino en toda Latinoamérica», continúa.

Viene de la mal traducción de la palabra inglesa entrepreneurship, que se usa para describir el espíritu emprendedor o el ímpetu por iniciar algo, pero en sentido empresarial.

Para responder la duda de Gabriel busqué información en el Vademécum de la Fundación del Español Urgente (Fundeu), donde se afirma que el verbo emprender se usa en la jerga periodística en asuntos de economía y del mundo empresarial con el significado de crear una empresa.

Aunque esta acepción no está recogida aún en los diccionarios, su empleo es correcto en ese contexto. También se acepta el uso del sustantivo emprendedor como sinónimo de empresario, si bien con el matiz de alguien que comienza como tal, es decir, que emprende la aventura empresarial.

En titulares como «los inmigrantes también emprenden» debe entenderse que se trata de inmigrantes que desarrollan sus ideas de negocio y crean nuevas empresas.

Emprender es un verbo transitivo que, usado con su significado en la lengua general, no debería escribirse sin explicar a renglón seguido qué es lo que se emprende, sea una obra, un negocio o una empresa. Pero en el caso de la información económica sí es lícito el uso del verbo sin complemento, puesto que se entiende que quien emprende es un emprendedor, es decir, un nuevo empresario.

En todo caso, en español debemos decir fomentar, impulsar o motivar el espíritu emprendedor, más que algunas aberraciones que no están aprobadas por la Real Academia de la Lengua y que carecen de un respaldo lingüístico adecuado.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: