Noticias del español

| | | |

| Inés izquierdo Miller
La Prensa (Nicaragua)
Lunes, 10 de diciembre del 2007

HABLEMOS DEL IDIOMA: EL ÁRBOL NAVIDEÑO

El árbol de Navidad tiene un origen más reciente y lo asocian al árbol de la vida.


Muchos se preguntan de dónde sale esa tradición del árbol de Navidad. Cuál es la historia de la costumbre de adornar con figuritas, manzanas, luces y guirnaldas un abeto, o un pino (en muchos casos plástico) y colocar a sus pies todos los regalos que la familia se hará en Navidad.

Algunos dicen que debemos irnos al Génesis para explicarlo: «Había plantado Dios un huerto en Edén al oriente y puso allí al hombre que formó. Había también hecho producir Dios, de la tierra, todo árbol deseable a la vista y bueno para comer; y el árbol de vida en medio del huerto».

Este llamado árbol de la vida, como sabemos les daría a Adán y Eva vida eterna; pero la historia fue otra pues a Eva se le ocurrió comer un fruto de otro árbol y convidó a Adán. Por eso fueron expulsados del Paraíso.

Por ello algunos creen que el árbol de Navidad representa el árbol de la vida.

Los griegos por su parte consagraban el pino al dios Dionisio, que era el símbolo de la fertilidad, y le dio a la humanidad el vino y creó el árbol de manzanas como un regalo para Afrodita, la diosa del amor, de ahí viene el enlace que la convierte en fruta erótica.

Sin embargo otra leyenda posterior a Homero la vincula a la diosa Eris, quien convirtió a la manzana en la fruta de la discordia.

El abeto es para los celtas el símbolo de la vida eterna, ellos además consideraban al roble como su árbol sagrado y durante el invierno, cuando se le caían sus hojas, lo adornaban para atraer el espíritu de la Naturaleza.

Como dato curioso podemos agregar que el nombre celta del roble es «duir», de ahí proviene la palabra «druida», que servía para denominar a sus sacerdotes, estos usaban muérdago para proteger las puertas de los hogares contra la intromisión de los malos espíritus.

Con respecto al pino su piña cerrada era para los romanos símbolo de virginidad y no por casualidad se utiliza en las mesas navideñas.

En varios mitos y leyendas aparece un árbol como elemento central de la filosofía que predican: en el Jardín de la Hespérides; en el Vellocino de Oro, de Jasón; en el Purgatorio, de Dante.

El arbolito de Navidad es en nuestros días un atractivo infaltable de las celebraciones navideñas, en él la familia se reúne y comparte ese momento gozoso y maravilloso de entregarse sus regalos.

La Navidad ha trascendido más allá de una festividad religiosa para convertirse en un espectáculo que inunda las ciudades, los medios de comunicación, los centros comerciales. Lo que no debemos olvidar es su significado, es el día que nació Cristo, el hijo de Dios y su mensaje nos debe hacer reflexionar para ser mejores seres humanos.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: