Noticias del español

| | | |

| Inés Izquierdo Miller
laprensa.com.ni, Nicaragua
Martes, 27 de mayo del 2008

HABLEMOS DEL IDIOMA: ¿BUENA ORTOGRAFÍA?

Un lector me escribió para señalarme que «Es un error decir buena ortografía porque orto significa buena».


Revisando la información sobre el tema, lo primero que podemos afirmar es que orto no significa buena sino 'correcta'. Como podemos apreciar estos términos no son lo mismo.

La ortografía es la parte de la gramática que enseña a escribir correctamente, por el acertado empleo de las letras y demás signos auxiliares de la escritura.

Proviene de los étimos griegos ortós: 'correcto' y grafé: 'escritura', lo cual nos lleva a la conclusión de que su significado es: 'escritura correcta'. Y aunque suenen algo redundantes las expresiones buena ortografía y mala ortografía, son sintagmas demasiado difundidos y muy útiles cuando hablamos de escribir sin errores ortográficos o con ellos.

Al respecto consultamos con Alberto Gómez Font, coordinador general de la Fundación del Español Urgente (Fundéu), quien nos afirma que no hay dudas y concluye enfatizando: «¡Claro que se puede decir buena ortografía!»

La otra duda que vuelvo a retomar es empoderamiento, palabra que ya existía en español, como dice el Diccionario panhispánico de dudas (DPD) los estudios de género le dieron vida, la resucitaron y podemos emplearla sin ninguna duda: Empoderar(se).

Calco del inglés to empower, que se emplea en textos de sociología política con el sentido de 'conceder poder [a un colectivo desfavorecido socioeconómicamente] para que, mediante su autogestión, mejore sus condiciones de vida'. Puede usarse también como pronominal: «Se trata pues de empoderarnos, de utilizar los bienes y derechos conseguidos, necesarios para el desarrollo de los intereses propios» (Alborch Malas [Esp. 2002]).

El sustantivo correspondiente es empoderamiento (del ingl. empowerment): «El empoderamiento de los pobres es la palabra clave» (Granma [Cuba] 11.96). El verbo empoderar ya existía en español como variante desusada de apoderar. Su resucitación con este nuevo sentido tiene la ventaja, sobre apoderar, de usarse hoy únicamente con este significado específico.

Si bien es cierto que las ONG en muchas ocasiones introducen palabras que están mal traducidas, en este caso hay un empleo adecuado del término.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: