Noticias del español

| | |

| Manuel Corrales, de la Academia de la Lengua
www.hoy.com.ec, Ecuador
Miércoles, 7 de abril del 2010

GAZAPOS Y TROPEZONES: ÚLTIMA VEZ

Remataré en esta entrega el tratamiento de la locución conjuntiva toda vez que.


Sabemos que una locución conjuntiva es un conjunto de palabras que equivalen a una conjunción. Y en anterior entrega recordé la definición de esta categoría gramatical. Brevemente recordemos los diversos tipos de conjunciones de nuestra lengua:

Conjunción adversativa: aquella que indica oposición o diferencia entre la frase que le precede y la que le sigue. Por ejemplo: Pero. Este carro me gusta; pero este otro, no.

Conjunción causal: La que une la oración que expresa un efecto con la que expresa la causa del efecto. Por ejemplo: No fuiste a la reunión porque no encontraste transporte.

Conjunción comparativa: que significa parecido o diferencia entre dos cosas: Esta casa es como aquella.

Conjunción concesiva: la que precede a una oración subordinada que expresa una objeción o dificultad para lo que se dice en la oración principal, sin que ese obstáculo impida su realización. Por ejemplo: Te haré un buen regalo, aunque no te lo mereces.

Volvemos a la locución toda vez que. Como bien nos dice el Manual de Español Urgente [Fundéu BBVA], «las expresiones una vez que y toda vez que tienen distinto significado. La primera indica posterioridad y la segunda consecuencia y no deben, por tanto, confundirse».

«Una vez que equivale a después de que, en frases como "una vez que finalice el boom inmobiliario comenzarán a bajar los precios de los pisos nuevos", y toda vez que es lo mismo que puesto que o ya que. Así, su uso es correcto en frases del tipo "la nueva conferencia llegará con más fuerza en sus argumentos, toda vez que su producción y exportación no afecta al mercado mundial"».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: