Noticias del español

| |

| Nicolás Guerra Aguiar
laprovincia.es, España
Miércoles, 26 de mayo del 2010

ESPANGLISH, CATAÑOL

Cuando inglés y español, dos lenguas bien definidas, conviven en EE. UU., los hispanohablantes residentes tienden a combinar palabras y, así, surgen construcciones como «la llave del agua estuvo liqueando», castellanizado verbo —liquear— inexistente en español, pero formado a partir del inglés leak ('escape').


Es el mismo caso del anglicismo skip: construyen la forma eskipear, 'dar un salto', 'fugarse'. Y cuando alguien pucha a un amigo, lo que hace es empujarlo (push, 'empujón'), quizás antes de ir al lonche (lunch, 'almuerzo'). En medio, puede caerse un glasso (glass, 'vaso') de la tray ('bandeja').

Sin embargo, muchos vocablos del espanglish o espaninglis (el programa subraya en rojo estas voces, no aparecen en el DRAE) ya son de manejo corriente e, incluso, algunos se han impuesto sobre las correspondientes formas castellanas. Así, hay gente joven (confirmado por una vendedora) que no pregunta por pantalones vaqueros, sino por jeans; no apretamos la tecla del ratón en los ordenadores, cliqueamos (click) sobre él (cliquear no figura en el DRAE); y desde ellos enviamos el email, el mensaje, e invitamos al pariente no a un espectáculo, sino a un show («Artículo propuesto para ser suprimido. Avance de la 23ª edición», reza el Diccionario de la Academia en la página del anglicismo. Y aunque parece que propone su eliminación, está impuesta en nuestra lengua la construcción montar un show, 'organizar o producir un escándalo').

De la misma manera, el español europeo utiliza aparcar (proviene de parque, para colocar el vehículo en un lugar, aunque no necesariamente «público», como lo define el DRAE). Pero en muchos países de la América latina (ya no solo limítrofes con EE. UU.), la forma que se usa es parquear, 'dejar el vehículo en el parking' (supongo que, inicialmente, se debió de escribir parkear).

Y hay muchos más casos: así, nos envían tarjetones en los que nos invitan a un party ('fiesta') sin problemas, pues cada cien metros habrá un security (ya usamos seguritas, voz no recogida en el DRAE); en las gasolineras encontramos un market (mini, por supuesto) para una básica shopping, incluso con pañales para el baby?

¿A qué se debe este fenómeno? Para unos estudiosos, es un hecho social: no saben inglés, pero tienden a introducir anglicismos retocados para demostrar su personalidad, su cultura, ante centenares de miles de hispanos que solo saben decir yes. Para otros, la razón es que construyen a partir de la palabra inglesa porque desconocen la correspondiente española, lo cual puede ser cierto, pero en casos como brekas (inglés, brakes), me extraña que desconozcan la palabra española 'frenos'.

¿Y el catañol? Pues consiste exactamente en lo mismo (catalán, español): me baso en el parte de la denuncia contra un conductor en Lérida. El agente combinó términos catalanes y castellanos, aunque parece que con manifiestos fallos, pues así como escribe necessita (catalán) y sello (español), también aparece autoritzación, voz inexistente en ambas lenguas (a lo mejor es que el hombre estaba inspirado y creyó conveniente iniciar una tercera, o es medievalista, grupo /-tz-/).

Sabios lingüistas hay que, un día, darán las definitivas explicaciones a estos hechos. Pero lo cierto es que existen, y que están en expansión (muchísimo más el espaninglis que el catañol), por lo cual no podemos darles la espalda ya que, a fin de cuentas, afectan directamente a los usuarios de esta universal lengua que es el español o castellano.

Las Academias, por supuesto, no pueden frenar el natural proceso que están llevando a cabo sus auténticos propietarios, los hablantes (y escribientes). Pero, a pesar de todo, nuestro idioma goza de muy buena salud y no se sentirá afectado por estos cambios. Lo que hará un día, como siempre ha sido, es considerar como válidas aquellas formas o construcciones que se hayan impuesto definitivamente.

Y, así, seguirá su enriquecimiento, y todos las manejaremos si es la voluntad popular.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: