Noticias del español

| | |

| Quim Monzó
La Vanguardia, España
Miércoles, 2 de septiembre del 2009

ESAS TILDES QUE TILDARON

A mediados de agosto Efe distribuyó una nota fechada en Buenos Aires en la que se informaba de la aparición de unos cruzados ortográficos que reivindican el uso de la tilde.


Hartos de que los acentos gráficos no aparezcan por ningún lado, ellos se dedican a ponerlos. Van a tener trabajo si la situación en aquellos países se parece a la de aquí. Aquí, muchos consideran las tildes un capricho, una excentricidad. Igual que explican los cruzados, aquí también circula la idea de que en mayúsculas no se ponen, majarada que se inventaron cuatro vagos. O la idea de que, gráficamente, molestan. ¡La de diseñadores a los que he oído decir que los acentos estorban, en mayúsculas! Si hasta el diario El País —abanderado de la españolidad— ostentó durante décadas una garrafal falta de ortografía en su cabecera, hasta que en el último rediseño se la pusieron, pero como con desgana.

La tendencia viene en parte de la anglicanización creciente. Como en inglés apenas utilizan el acento —sólo para café y cuatro cosas más—, pues aquí han decidido que en las lenguas románicas lo mismo. Otra influencia funesfa es la de escribir sustativos y adjetivos con la primera letra con mayúscula. Así, vemos anuncios en los que nos ofrecen «En Septiembre, Nuevos Cursos». O restaurantes en cuyas cartas encontramos «Alubias Estofadas» o «Solomillo a la Pimienta». Cuando ven una palabra sin tilde, los cruzados le ponen una encima, pero eso es fácil. No sé, en cambio, cómo van a luchar contra esta otra estupidez. ¿Llevando maletas con minúsculas de todo tipo, tamaño y color, para irlas pegando sobre las mayúsculas impropias?

Veo que aquí muchos están encantados con esa cruzada, que cosideran ejemplar. Y, si tan contentos están, ¿por qué no dirigen la mirada hacia su entorno inmediato y dedican parte de su energía a protestar ante la infinidad de empresas y organismos que, día tras día, nos inscriben sin las tildes de nuestros nombres y apellidos? Endesa, Aigües de Barcelona, Telefónica, Gas Natural, Caixa Catalunya, Racc, La Caixa. .. Incluso el requetespañolísimo Reino de España —que tanto se enorgullece de la tilde cuando, sobre la ene, forma la eñe— nos inscribe sin respetar los acentos gráficos.

Cada vez que voy a comisaría a renovar el carnet intento que pongan las tildes de mis apellidos (Monzó y Gómez). Como quien oye llover. Lo mismo me pasa con el carnet de conducir. En el encabezado se lee «Permiso de conducción. Reino de España», y ahí sí que aparecen las tildes de conducción y de España. Pero, luego, sin ningún tipo de piedad convierten mis apellidos en Monzo y Gomez. Cuando les digo que esos no son, me tratan como a un loco. Y estoy seguro de que, luego, cuando van al bar a desayunar su pincho de tortilla de patatas y su café con leche, leen la noticia sopre los cruzados ortográficos y dicen: «Sí señor. Estos tíos son cojonudos».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: