Noticias del español

| | | | | | | |

| FAX PRESS
eldiariodevalladolid.com, España
Lunes, 25 de junio del 2007

ENTREVISTA A JAVIER MARÍAS, ESCRITOR Y MIEMBRO DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA

Javier Marías, escritor: «Nos gustaría cambiar lo que hicimos a los 20»


Es una de las plumas indiscutibles en la literatura española contemporánea. Novelas como Corazón tan blanco o Mañana en la batalla piensa en mí le valieron el aplauso del público y la crítica, además de consagrarle a nivel internacional


A veces, como pasa en la radio, son los consumidores de información los que se convierten en periodistas, algo que ha sucedido en este caso, ya que las preguntas a Julián Marías las han realizado internautas anónimos.

Como miembro de la RAE, ¿qué opina sobre la involución del español por los anglicismos y las nomenclaturas de los SMS?

-Como integrante de la Academia no puedo decir mucho, ya que he sido elegido hace un año pero aún no he tomado posesión. Todavía he de leer mi discurso de ingreso, y, por tanto, no asisto a las sesiones de la Academia. Lo único que puedo decir es que tengo la sensación de que la RAE está aceptando últimamente demasiadas cosas. Quizás es un criterio cómodo, porque así nadie protesta. Una vez que ingrese seré un miembro más entre los 40 que forman la Institución, así que tampoco podré decidir mucho. En cuanto a los mensajes de texto, me temo que eso es como intentar ponerle puertas al campo. Lo que la gente utilice en sus cartas o en sus mensajes es imposible de controlar.

¿Cree que nuestro idioma se está quedando atrás? La mayoría de las grandes publicaciones en internet son en inglés, así como los términos científicos.

-Efectivamente, parece que hay cierta pereza al intentar conseguir un equivalente apropiado en castellano, y a menudo se reproduce la palabra inglesa un poco españolizada. Pero me parece exagerada la preocupación. Imagínese qué pueden pensar los franceses, que tuvieron a su lengua como idioma internacional hasta hace poco más de 50 años. Hoy en día en España es muy raro que alguien menor de 40 años hable o sepa leer francés.

¿El escritor nace o se hace?

-Supongo que es una mezcla de las dos cosas. Evidentemente, hay que tener unas ciertas facultades que probablemente se llevan al nacer o cuando uno empieza a leer. Al mismo tiempo, las dotes para escribir no sirven de mucho si uno no lee. Creo que una de las cosas que me hizo escritor fue el afán de emulación, una palabra que se utiliza hoy en día muy poco. Emular, que no quiere decir imitar, sino algo más noble, es uno de los impulsos mayores que tenemos en la vida para hacer cualquier cosa. Nos gusta emular lo que admiramos. Cuando se tiene gusto por la lectura y se admira a ciertos autores uno se dice: Yo también quiero hacer esto.

¿A qué escritores admira?

-A lo largo de la Historia he admirado a muchos autores. Tengo particular predilección por algunos que yo mismo he traducido del inglés. Cuando uno transcribe, en realidad está reescribiendo un libro en su propia lengua, lo incorpora a su propio idioma. Admiro a Conrad, Laurence Sterne, Nabokov o Stevenson. Dentro de la lengua española sería absurdo omitir a Cervantes y también me gusta Valle-Inclán. Entre los contemporáneos me decanto por el escritor austriaco Thomas Bernhard. Los escritores que le influyen a uno a lo largo de la vida son muchos. Afortunadamente, ha habido muchas obras maestras.

Cuando elige un personaje para la historia que está escribiendo, ¿esboza previamente su personalidad, los aspectos físicos o biográficos?

-No esbozo previamente prácticamente nada. En una entrevista que me hicieron recientemente el entrevistador se quedó sorprendido al saber que para mis novelas no tengo ningún guión previo. Voy haciendo unas pequeñas anotaciones que me caben en una cuartilla. No preparo nada. Soy un tipo de escritor que improvisa bastante. Decido sobre la marcha. Aunque me atengo a lo que he escrito. Cuando he dicho que algo sucedió de tal manera en la página tres de un libro, en la 300 intento que se adecúe a lo que he dicho. Es lo mismo que nos sucede en la vida. A todos nos gustaría cambiar lo que hicimos a los 20 años, pero no podemos. Tenemos que adecuarnos a lo que fue. Es el principio de conocimiento que rige la vida y yo lo aplico también en mis novelas.

¿Tiene algún ritual a la hora de sentarse a escribir?

-Intento que haya un poco de silencio, lo cual en Madrid es casi imposible. Fuera de eso, la verdad es que no mucho más.

¿Cómo puede justificar uno sus ganas de ser escritor si no va a salvar niños de enfermedades mortales, ni va a construir edificios, ni va a generar trabajo…?

-No tiene que preocuparse. A veces la cosas que uno hace de manera arbitraria, o para sí mismo, ayudan a mucha gente. Yo empecé a escribir porque me gustaba. Luego me felicitaron lectores agradecidos.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: