Noticias del español

| | | | | | | | |

| Rafael Quintero Cerón
lapatria.com, Colombia
Martes, 16 de enero del 2007

ENTREVISTA A DANIEL SAMPER, ACADÉMICO DE LA LENGUA: «TENGO UNA VOCACIÓN DE PAYASO QUE NO ESCONDO»

Algún día, el diccionario de la Real Academia Española debería contemplar las siguientes definiciones: 1-Mamagallismo, dícese de la costumbre de hablar en broma para lanzar verdades. 2- Mamagallista, sinónimo de Daniel Samper Pizano.


Porque si hay alguien en este país que impuso el verbo mamar gallo relacionado con tomar del pelo, fue este periodista, humorista y flamante miembro de la Academia Colombiana de la Lengua, nacido hace 60 años y con 25 de escribir humor, vocación heredada de su familia y de uno de sus reconocidos maestros: Lucas Caballero Calderón, el inmortal Klim.

Ya ha pasado mucho tiempo desde A mí que me esculquen, su primer libro. Y ahora, con algunos años más encima, el orgullo de ser abuelo y la mirada aguda del observador curtido, presenta un nuevo postre de notas llamado Viagra, chats y otras pendejadas del siglo XXI, una mirada de la nueva sociedad colombiana y el cambio tecnológico. Por supuesto, al leerlo, fluye el Samper de siempre: calvo, mordaz, pícaro y divertido.

Sin duda, hablar con Daniel Samper es oscilar entre la seriedad de un análisis certero y el ácido dulce de un apunte risueño. Dos mundos que parecen irreconciliables, como su Santa Fe del alma y Millonarios, pero que, igual de los dos equipos bogotanos, no pueden vivir el uno sin el otro.

Colprensa conversó con ese Samper bipolar que se mueve entre el humor de sus libros, la crítica de sus columnas de opinión y la pompa solemne de ser miembro de la Academia. Eso sí, le dejamos al lector la responsabilidad de identificar cuáles son las respuestas serias y en las que se expone el mejor de los mamagallismos.

El escritor

– En este nuevo libro, además de dar su visión sobre la tecnología, toca con frecuencia el tema de la sexualidad pero lejana, casi vista desde el otoño de los años.

No señor, ni tan lejana. Una cosa es que ya nadie me lo dé, pero todavía tengo con qué. Lo que pasa es que he procurado ser fiel a mí mismo. Hace 25 años no escribía como si fuera un hombre de 40 y ahora no oculto que soy abuelo. Pero más allá, lo más rico y novedoso que tiene el país es el panorama de sus valores sexuales. El aborto, plantear la unión gay y el divorcio son grandes realidades. Y es a través de la revolución de las costumbres sexuales por donde más ha entrado la transformación de la sociedad.

– ¿Cómo asume un hombre ya maduro el acelerado ritmo tecnológico de hoy?

Voy detrás. La revolución tecnológica es tan inteligente, delicada e importante, que son los niños quienes mejor la dominan y por eso tienen el poder. Yo, por ejemplo, dependo de mi nieto de 13 años para que me explique temas de informática. Y como a veces me dice que no tiene tiempo, entonces tengo que negociar partidos de fútbol y otras cosas para que me ayude.

– ¿Es casi el cambio de ser el adulto dominante a un estado de indefensión?

Totalmente. Cuando llegaron las nuevas tecnologías me hice esta reflexión: aquello que es indispensable para mi profesión lo tengo que dominar bien y lo logré. De ahí en adelante no tengo idea de nada. Soy un rezagado de la tecnología, pero no tanto como para negarla o no maravillarme.

– ¿Cuál es para usted el mayor invento tecnológico de todos los tiempos?

El libro. ¿A qué otro aparato no se le acaban las pilas? Además, se mete en el bolsillo, uno puede suspender cuando quiere, funciona sin luz eléctrica, no se bloquea, no le entran virus. Si alguien se lo inventara hoy, ese tipo ganaría el Nobel.

– ¿Cómo miembro de la Academia Colombiana de la Lengua, no le ofende un poco el lenguaje usado actualmente en los chats, por ejemplo?

No me preocupa siempre y cuando los muchachos lean. A la larga se expresarán bien. Me molesta mucho más la violación intencionada de la lengua para ganar más dinero o para defender un interés comercial. Por eso critico mucho a los publicistas y comerciantes que renuncian a su lengua para poner en inglés los letreros, convencidos de que les da más estatus, eso me parece un acto de vandalismo cultural inaceptable.

El mamagallista

– ¿Qué personaje nacional necesitaría viagra para el cerebro?

El viagra funciona con personas que no hayan perdido sus atributos varoniles por un accidente. En el caso del viagra cerebral, hay muchos descerebrados a los que no le funcionaría y conozco mucha gente sin cerebro, sobre todo en el orden ex presidencial.

– ¿Por cuál mujer tomaría viagra?

Para las 10 que me imagino no necesitaría tomar viagra porque no se me vienen sólo a la cabeza. Además el viagra, más que abajo, está arriba, en el cerebro. Bueno, eso lo digo ahora no sé si en unos años me convenza de lo contrario.

– ¿Cómo definiría términos como blog, hipertexto o multimedia?

Blog es lo mismo que bitácora, pero dicho por alguien que quería ganar más plata. Multimedia es una media femenina que se usa para muchos propósitos. Hipertexto, deje le pregunto a mi nieto.

– ¿Chatea con frecuencia?

No. Ese es uno de los más grandes inventos para aburrirse, me jarta mucho. Al contrario, hay gente con la que me iría a conversar durante años en una isla desierta, como el actor Humberto Dorado o el columnista Ramiro Bejarano.

– ¿Con quién no se iría ni loco a una isla?

Con la cantidad de gente que me parece cula, jarta y lagarta, esa isla tendría la población de Manhattan.

– ¿El presidente Uribe calificaría para ir con usted a la isla?

¡Nooo! De líderes políticos me iría con alguien inteligente y gracioso, tal vez Lucho Garzón o Carlos Gaviria. Mi hermano Ernesto también clasificaría. Con Andrés Pastrana nunca iría, porque no es ni inteligente ni gracioso.

– A propósito, ¿cómo están sus relaciones con el ex presidente Samper?

Una de las características de mi familia es el amplio mamagallismo. Las cosas pesadas que dice mi hermano sobre mí y las que digo sobre él, muestran que nos queremos mucho. Por supuesto, en todas las familias hay un hermano muy superior y ese soy yo. Los otros… pobrecitos.

– ¿Qué le saca la piedra?

Los ricos que ejercen como tales me producen urticaria. Esos tipos que creen que son importantes por ser ricos, son los más despreciables que conozco. También me emberraco con el aprovechado que se salta la fila y que hace las cosas pasando por encima de los demás.

– ¿Cuál es su mayor motivo de alegría?

Me siento a gusto en ambientes populares y no en los educados, prefiero mil veces ir a comer fritanga al estadio que caviar al Jockey o irme a bailar a una caseta, que al Baile Blanco del Gun Club.

– ¿Siempre mantiene su condición de mamagallista?

Las columnas son lo que yo soy. En la vida diaria me parezco mucho a lo que escribo. Me encanta hacer reír a la gente, tengo una vocación de payaso que no escondo.

Definiciones samperianas

Estas son algunas respuestas rápidas al estilo Samper de términos muy usados en Colombia.

Parapolítica: Recurso armado de la corrupción de derecha.

Glifosato: Crimen inaceptable contra la naturaleza.

Proceso con las Auc: Rompecabezas del cual ojalá salgamos bien librados.

Grecocaldense: La gran oratoria liricoboba de Colombia.

Uribismo: Tendencia caciquil en torno a un mesías que usa a veces gafas negras. Uno no puede tener un mesías que usa gafas negras.

Liberalismo: ¿Todavía existe?

Conservatismo: De eso no había oído hablar desde el siglo XIX

Polo Democrático: Una esperanza.

Salario Mínimo: Mínimo. Pocos nombres están tan a tono con su realidad.

Santa Fe: El más grande conjunto humano jamás visto. Ha tenido la generosidad de renunciar a los campeonatos para que otros los ganen.

Millonarios: ¿Existe todavía?

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: