Noticias del español

| | | | | |

| P.R.
La Nueva España, Oviedo (España)
Jueves,8 de junio del 2006

«EL PÚBLICO PERCIBE COMO EXTRAÑO EL LENGUAJE DE LOS PERIÓDICOS»

«Para combatir Internet, la prensa debe ahondar en su capacidad interpretativa y trasladar el placer de la lectura»


Álex Grijelmo (Burgos, 1956) es periodista de vocación latinoamericana y preocupado por el buen uso del idioma. Vinculado durante buena parte de su trayectoria profesional al diario El País, preside la agencia estatal de noticias Efe desde mayo de 2004. Forma parte del jurado que hoy fallará el «Príncipe de Asturias» de Ciencias Sociales.

Parece que su tarea al frente de Efe está siendo un éxito. Ha defendido su independencia y está logrando una buena gestión. ¿Qué opina de los planes de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para ella?

—No quiero manifestarme sobre eso. Soy un profesional que fue contratado para gestionar y dar información, garantizando su independencia, y me estoy dedicando a eso. El resultado es que el primer año hemos reducido el déficit en un 54 %, este año estamos cerca del equilibrio y el año que viene espero que tengamos beneficios. Acabamos de aprobar el estatuto de redacción y en él se dice que Efe carece de ideología, es una agencia informativa que sirve a periódicos y otros medios de las más variadas opciones políticas. Son clientes de todo tipo de productos que son utilizados por todos los medios en España y en América. Somos la cuarta agencia de noticias del mundo y desde hace meses contamos con un servicio de árabe.

La lectura de periódicos disminuye. ¿Hay que buscar la causa en Internet o en la propia prensa?

—Estamos viviendo una etapa de transformación en el mundo informativo. Los medios en Internet todavía no han encontrado su lenguaje específico y hay periódicos que no han hecho la transformación necesaria. Siempre que aparece un nuevo medio de comunicación se pronostica que aquel que existía antes desaparecerá. Pasó con la radio frente a la prensa, con la televisión frente a la radio y ahora con internet. Y siempre nacen imitando. Una vez que el nuevo medio encuentra su propio lenguaje se produce la transformación. Todos los medios se especializan en sus ventajas. Con Internet, los primeros agoreros pronosticaron la muerte de la prensa. Hace falta que los medios en Internet encuentren su propio lenguaje y después transformarlo en un medio mucho más próximo. Está por ocurrir. La prensa debe transformarse para competir.

¿En qué debe consistir esa transformación?

—Debe profundizar en las ventajas. Cada canal de expresión tiene que ahondar en sus ventajas frente al nuevo y si lo hace, sobrevive. La prensa debe ahondar en su capacidad interpretativa y hablo de una interpretación honrada de la realidad, lo cual no quiere decir opinativa. Y los medios en Internet deben integrar texto e hipertexto, la imagen y el sonido. En algún momento alguien dará con la fórmula para integrarlos. Una de las posibilidades de la prensa es la de trasladar el placer de la lectura, crear textos que satisfagan al público. Hay muchas noticias correctas, pero esas ya se encuentran en Internet, La lectura como placer es una ventaja intrínseca de la prensa.

¿Las generaciones de jóvenes periodistas cuidan menos el lenguaje porque no leen?

—Las nuevas generaciones tienen una mayor destreza técnica pero les falta bagaje cultural, sobre todo el que dan los libros. Al final, todo depende de la educación y de la escuela. En España ha habido en los últimos años una política muy errática en la enseñanza de las Humanidades y la Lengua y eso lo están pagando las nuevas generaciones. El lenguaje es el termómetro de todo.

Usted es un declarado americanista. ¿El mejor español es el que se habla en América Latina?

—La división no la hago geográfica. Un médico de Madrid habla el español tan mal como uno de Bogotá y un campesino de Castilla lo habla tan bien como uno de Nicaragua. Hablan mejor español las clases humildes que las adineradas. Las clases ricas están muy en contacto con el inglés, tienden a deteriorar el castellano porque tienen un cierto complejo de inferioridad mientras que la clases humildes no tienen ese complejo.

La incorporación de anglicismos es una de las críticas que hace usted al Diccionario la Real Academia Española.

—Tengo muchos desacuerdos con el último diccionario por la introducción de numerosos anglicismos que no están en el habla de la gente sino en las clases adineradas y en los periodistas. Reina mucho el lenguaje de los medios de comunicación pero no el de la gente.

¿Explica eso el distanciamiento de los medios de la gente?

—Sin ninguna duda. El lenguaje periodístico ahora mismo es una barrera entre los periodistas y el público, que lo percibe como extraño.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: