Noticias del español

| | |

| Modesto Gazapo
horacero.com.pa, Panamá
Viernes, 26 de septiembre del 2008

EL LENGUAJE EMPOBRECIDO DE LA PRENSA

Recientemente en una tertulia sobre los gazapos de los medios de comunicación hablamos de «cómo escribir con claridad» y sobre este tema el licenciado James Aparicio señalaba que los periodistas locales tienden a pensar en términos de historias y se olvidan de utilizar las técnicas de los buenos cuentistas para escribir de manera clara y contundente.


Un cuento no es nada más que una oración bien redactada. Las buenas historias como las buenas oraciones requieren de estructuras sencillas, claras y lógicas para que funcionen de manera efectiva. Miren qué sabio consejo de este maestro del periodismo que ha sido director de medios impresos, catedrático, analista político y de información. Este comentario lo reproduzco en este escrito porque de esto adolece el periodismo panameño.

Una sociedad en que se habla mal tampoco se puede pensar ni actuar bien. Perder las palabras en como perder los dientes, dice el escritor español Juan José Millás, con las inevitables consecuencias negativas que son predecibles tanto para el pensamiento como para el estómago. «Con esos dientes que llamamos palabras masticamos la realidad para digerirla y comprenderla», enfatiza Millás, de modo que es muy importante hablar y escribir bien puesto que «la lengua que habla una sociedad es fiel representación de su modo y calidad de vida. Leer bien y escribir correctamente constituyen el único camino para recuperar la capacidad de pensamiento y sensibilidad de una sociedad», asegura el literato español.

En este país no hay justificación para hablar mal, para incomunicarse debido al pobre e incorrecto mal uso de las palabras en vez de entenderse mejor con su correcta utilización. Los comunicadores no tienen derecho ni justificación para mal expresarse verbalmente ni por escrito. Y menos tolerable aún es que los medios de comunicación social y más bien dicho, los periodistas para quienes el lenguaje es precisamente su herramienta de trabajo demuestren pobreza en el lenguaje y desinformen a quienes los escuchan o los ven en la televisión, radio y leen en los periódicos.

Finalizo este comentario diciendo que «los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad con el uso del idioma». El periodismo, se dice es la mediación por excelencia entre la lengua escrita y la hablada. De allí que la responsabilidad de los periodistas sea muy delicada, pues «pueden convertirse en instrumentos de perfección del lenguaje o en culpables de su empobrecimiento».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: