Noticias del español

| |

|

Evangelina Simón de Poggia

El Litorial.com (Santa Fe, Argentina)

EL GRAFEMA Y LA ORTOGRAFÍA (III)


La pregunta que nos hicimos en nuestra última charla fue si, realmente, la Real Academia Española está cumpliendo con su cometido de «dar brillo y esplendor a la lengua española», aquel que le fuera dado en la primera mitad del S. XVIII (1713), fecha de su creación por iniciativa de Juan M. Fernández Pacheco, marqués de Villena, y aprobación de Felipe V.


Ante la difusión del castellano a través de las emigraciones y conquistas con imposición de la lengua, etc. es que pensaron, con criterio, en un organismo que controlara, la norma, evoluciones y usos impuestos por las distintas comunidades parlantes en las que ponían el tono fundamental los hablantes cultos. Sabemos que el movimiento constante de la lengua produce espirales, en los que una forma vulgar puede llegar a ser correcta, si su uso se proyecta en los estratos sociales que ocupan un lugar de privilegio como representantes de la intelectualidad, profesionalismo y cultura Un ejemplo cercano es el fenómeno del «dequeísmo», es decir el uso innecesario de la preposición «de» con verbos transitivos como por ej. «dijo DE que …» cuando lo correcto es «dijo que». Estos movimientos producidos por los usuarios terminan instalando formas incorrectas como correctas; ¿Cuánto demoró el proceso? Más de cincuenta años, pero, finalmente, fue aceptado .Este sería un fenómeno con el que la RAE. no puede hacer otra cosa que asumirlo por imposición del nivel culto, por eso ya no figura como un vulgarismo en los textos de gramática de 3º año del secundario.

Las incidencias de carácter endógeno y exógeno en las comunidades parlantes del español fueron conformando la necesidad de crear subsedes dependientes de la sede central radicada en Madrid. Cada comunidad parlante del castellano cuenta con un organismo de ayuda para la observación de los fenómenos lingüísticos que se van presentando. Así hoy, la RAE posee más de 20 sociedades y academias distribuidas en el mundo; en la Argentina tenemos la «Academia Argentina de Letras».

Son numerosas las obras editadas por la RAE., pero quiero hacer mención del «Esbozo a una nueva gramática de la lengua española» editada en 1973 , en la que plantea un posicionamiento diferente a su primera gramática de tono tradicional, visualizándose el ingreso a la corriente Estructuralista desde la aceptación del concepto de “la lengua como sistema” de Saussure. Esta Gramática constituyó un importante referente para los docentes y amantes del nivele morfo-sintáctico. Hoy, junto a sus sedes, la RAE está abocada a su nueva obra, cuya temática es la ORTOGRAFÍA.

Al respecto, hace años que observamos asombrados la aceptación de formas irrelevantes que, además , atacan al sistema fonológico y gozan de un sin sentido funcional que es preocupante. Recordemos cuando este organismo tomo como referente a la «ñ» porque en algunas situaciones fónicas y en determinados estratos socio-culturales no se usaba, es el caso de «companía» en vez de «compañía». Lo asombroso es que, a poco que nos empeñemos en una observación elemental , nos daremos cuenta que en nuestra comunidad parlante todavía es propio su uso en los estratos medio bajos y vulgares. ¿Qué estamos haciendo? No sé lo que ocurrirá en otras comunidades, pero es importante que se desarrolle el respeto por el uso sin perder de vista al nivel culto.

Antes de avanzar, es necesario que tengamos claro que un «grafema o letra» es la concreción de una entidad abstracta que es el «fonema», lo mismo que un «sonido» en la oralidad.. Por lo tanto , cada vez que hay un cambio en la grafía, el mismo puede afectar a nuestro nivel fonológico, lo cual es grave , pues sin fonema que lo respalde el grafema queda suspendido en el sistema, lo cual nos puede traer muchos problemas a los usuarios como es el caso del «seseo» del que ya hablaremos.

Seguimos transitando por ese proceso vital que es ¡…la comunicación¡ proceso fundamental para nuestro crecimiento personal , social y cultural.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: