Noticias del español

| | | | |

| Jerome Rasetti, (AFP)
Observa, Montevideo
Miércoles, 21 de junio del 2006

EL FÚTBOL TIENE SU LENGUAJE UNIVERSAL, EL SOCCERANTO

Fútbol/Mundial 2006


En Austria es un 'calabacín', en Francia un 'pequeño puente', en Alemania 'túnel', al igual que en varios países latinoamericanos, donde también se le puede denominar 'caño', expresiones que definen la misma jugada, pasar el balón entre las piernas de un rival y recuperarlo.


Pero este lujo que, diferencias idiomáticas y de asociaciones de ideas, tiene su equivalente en el socceranto: es un ¡nutmeg!.

El fútbol, en su condición de deporte más popular del planeta debe aspirar a la universalidad y ser comprendido por todos, afirman Ignacio van Gelderen y Ted Freedman, padres de la criatura.

Estos dos apasionados del fútbol, de 21 y 16 años, argentino e inglés, respectivamente, están desarrollando el socceranto, o esperanto del fútbol (soccer en Estados Unidos), haciendo referencia al lenguaje universal creado en el siglo XIX.

«¿Cómo los aficionados, jugadores e, incluso, los directivos, pueden comprenderse cuando los 32 equipos que disputan el Mundial 2006 hablan por lo menos en 18 lenguas diferentes?», subrayan.

Su invento es una mezcla de expresiones propias del fútbol que se utilizan en las lenguas de los siete países ganadores de la Copa del mundo (Alemania, Argentina, Brasil, Francia, Inglaterra, Italia y Uruguay), y referencias a algunos de sus jugadores.

Así, por ejemplo, la frase «el larguirucho Peter Crouch marcó un golazo tras deshacerse de un defensa con una ruleta», se traduce «la 'baguette' de Peter Crouch marcó un 'alberto' tras deshacerse de un defensa con un 'zizou'».

En socceranto, el alberto designa a un gol extraordinario, para muchos el mejor de todos los tiempos, y es el que le marcó el brasileño Carlos Alberto a Italia en la final del Mundial de México 1970.

El 'zizou' hace referencia al dribling más célebre del francés Zinédine Zidane, mientras que la 'baguette' (varilla o palillo en español), habla por sí sola.

¡Cuidado! Eso sí, no hay que confundir un 'rústico' con un 'rono'. El primero, que viene del español y designa a un «jugador de poca técnica», mientras que el segundo se refiere a los émulos de otras nacionalidades de dos astros del balón brasileños, Ronaldo y Ronaldinho, nada menos.

También podemos reprochar al «míster de haber puesto en el arco a un fliegenfanger», es decir, al entrenador (míster en Italia -y España-), por alinear a un mal arquero (fliegenfanger en alemán o «cazador de moscas»).

Pero, entre los argentinos, en particular, esta iniciativa puede que no tenga mucho eco, a pesar de que uno de los autores del diccionario es de esa nacionalidad, puesto que su ídolo Diego Maradona no tiene ninguna referencia específica en el diccionario del socceranto (con el cual cualquiera puede contribuir a través de Internet).

Pero, por ejemplo, la expresión «la mano de Dios» para denominar al gol que le hizo a Inglaterra en el Mundial de México 1986 fue acuñada por el propio jugador «a posteriori», y está claro que el socceranto nunca podrá reemplazar la inventiva de los jugadores.

Breve glosario del socceranto:

Caniggia: expulsión, por Claudio Caniggia, el jugador argentino expulsado en Corea-Japón 2002 ante Suecia encontrándose en el banco de suplentes.

Fliegenfanger: mal arquero (cazador de moscas en alemán).

Míster: entrenador.

Muller: goleador, por el alemán Gerd Muller.

Nutmeg: caño o túnel.

Rono: jugador no brasileño con juego al estilo de Ronaldo o Ronaldinho.

Rústico: jugador malo, "patadura".

Zizou: el regate de Zinedine Zidane.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: