Noticias del español

| | | |

| María Luisa García Moreno
Periódico Granma, Cuba
Del 1 al 17 de marzo del 2010

EL ESPAÑOL NUESTRO: COSAS DE LA LENGUA

Un nuevo portal dedicado a temas del idioma ha sido inaugurado en internet; se halla a cargo de la Oficina de Corrección del Español y cuenta con la recomendación de la Asociación de Academias de la Lengua. Su nombre: cosasdelalengua.es. Su carácter: decididamente panhispánico. Su objetivo: sembrar inquietud y afición por el buen uso de la lengua de Cervantes. Entre sus variadas e interesantes secciones, Columnas del español recoge lo que publican medios de prensa de diversos países —incluido el nuestro— y El Guirigay se dedica a encuestas; en esta ocasión, —y hasta mediados de marzo— indaga acerca de cómo se denomina a los hispanohablantes nacidos en América o cómo preferimos ser llamados: ¿latinoamericanos, iberoamericanos, hispanoamericanos? Podemos participar accediendo a la dirección indicada.


Me consulta una lectora acerca del origen del calificativo bayardo, que se aplica al patriota insigne de Camagüey, Ignacio Agramonte y Loynaz. El señor de Bayard (Bayardo, en España), era Pedro Du Terrail (1476-1524), un héroe popular, capitán francés, tan célebre por su valor como por su caballerosidad y gentileza, alrededor de quien se tejen episodios de leyenda, y al que se conocía como «caballero sin miedo y sin tacha», frase que luego retoma Mirta Aguirre en su Canción antigua al Che Guevara, pues el calificativo, como muchos otros nombres propios, se ha generalizado y ha pasado a designar a quienes se destacan por poseer esas cualidades. También Ignacio Agramonte las mostró en grado sumo y por eso se le atribuye.

El uso de las preposiciones continúa siendo uno de los temas más complejos en nuestro idioma y la influencia del inglés, en ocasiones, nos lleva a cometer errores: no es exacto decir que un determinado medicamento se vende por receta médica; en este caso resulta más preciso el uso de las preposiciones mediante o con. Cuando se niega, se expresa que no se venden sin receta: el opuesto de sin es con.

Las palabras con diptongo llevan tilde en correspondencia con las reglas generales de acentuación, por ejemplo: bonsái, carey; huésped, lingüista; murciélago. En el caso de los diptongos formados por una vocal abierta (a, e, o) y otra cerrada (i, u), la tilde va sobre la abierta, como se aprecia en los anteriores vocablos; pero si el diptongo está formado por dos vocales cerradas, la tilde se coloca sobre la segunda: interviú, lingüístico.

Nombres propios como Abréu (también he visto Abréus) y Roméu se escriben con tilde porque son agudas terminadas en vocal (o en s). Sin embargo, no la llevan en sus lenguas originales (catalán y portugués).

Me pregunta un lector acerca del origen del nombre de nuestra capital, La Habana. Aunque existen varias hipótesis al respecto, la más aceptada considera que se deriva del nombre del cacique taíno Habaguanex. Otras versiones lo explican como una corrupción de la palabra taína sabana, que se incorporó al idioma con su significado original, o de la aruaca abana, que quería decir «ella está loca», en referencia a una leyenda aborigen. Otros plantean que viene de haven o gaven, «puerto o fondeadero» en las lenguas germánicas; incluso, en inglés haven es «refugio», pero esta tesis cuenta con poca aceptación.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: