Noticias del español

| | | |

| Ana Luz Díaz
El Mundo, España
Miércoles, 12 de mayo del 2010

EL ESPAÑOL, LA ASIGNATURA FAVORITA DE EUROPA

La temporada más importante para la enseñanza de castellano es el estío. En el mes de julio se llenan tanto las aulas de las universidades del interior como las de la costa, que refuerzan su oferta académica con actividades que mezclan lo lúdico y lo académico.


En verano, nuestro país no solo vende sol y playa entre los europeos, también es el destino favorito para aprender español, la lengua extranjera más estudiada en todo el mundo después del inglés, y la segunda lengua materna más hablada por detrás del chino.

En España existe una larga tradición universitaria de enseñanza de español como lengua extranjera (ELE), y aunque algunas universidades como las de Granada, Salamanca o Alcalá llevan más de 70 años ofreciendo programas para extranjeros, la oferta se está diversificando en todo el país. El director académico del Instituto Cervantes, Francisco Moreno confirma que «lo más interesente es el hecho de que, en los últimos 15 años, prácticamente todas las universidades han abierto cursos de ELE».

La arquitectura árabe o la cristiana, la España verde o el bosque mediterráneo, el español castizo o las variedades litorales… cada región ofrece su sello propio, pero comparten las líneas generales que cualquier alumno foráneo demanda: un marco histórico y cultural, una oferta de actividades bien organizadas, probar la gastronomía y las costumbres locales y contar con el respaldo y el prestigio de la universidad de acogida.

La Universidad de Granada destaca por la popularidad de su ambiente estudiantil y presume de ser el destino erasmus preferido de toda Europa. En verano, su Centro de Lenguas Modernas (CLM) ofrece un curso de Lengua y Cultura Española para alumnos a partir de 16 años y desde todos los niveles, además del curso más avanzado de Estudios Hispánicos. La oferta de actividades propias del verano incluye excursiones y visitas guiadas, así como escapadas en bici o a caballo, submarinismo, etc. El cupo está abierto, en principio, a toda la demanda, y los cursos pueden durar desde dos semanas a varios meses, e incluso enlazar con el año académico.

La ciudad de Cervantes es ya un reclamo en sí para los extranjeros. La Universidad de Alcalá posee una larga tradición en enseñanza de lengua castellana y, en verano, refuerza su oferta formativa con los estudios intensivos de ELE en su centro Lingua. Las instalaciones alcalaínas acogen hasta 400 estudiantes cada mes, de junio a septiembre. Los estudios de Lengua y Comunicación tienen una duración de 80 o 100 horas, dependiendo de las actividades adicionales de refuerzo de historia, arte, cine, talleres de fonética y escritura, etc.

EVOLUCIÓN DEL PERFIL

La lengua española resulta muy atractiva para jóvenes de todas las nacionalidades, y la media de edad de los cursos de ELE en las aulas ronda la veintena. Sin embargo, algunas universidades también proponen actividades y formación para adultos y profesionales de disciplinas variadas.

Así, la Universidad de Santiago de Compostela oferta, además de los cursos de Lengua y Cultura durante todo el año, una línea de Español para Fines Específicos. Tanto adultos que ya ejercen la profesión como alumnos de carrera, los cursos de español médico, español para el turismo o español y ciencias medioambientales atraen a un target de alumnado más adulto. «La media de edad está aumentado», afirma la coordinadora de los cursos de ELE en la Universidad de Santiago, Carmen Villasol, «porque ahora hay más propuestas abiertas a todas las edades».

Un ejemplo es la III edición del curso Español y Camino de Santiago, con motivo del año Xacobeo, y que tiene una duración de dos semanas: siete días en el campus y otros siete de peregrinaje. Esta oferta de arte, historia, naturaleza y talleres para reflexionar recibe a estudiante de naciones tan lejanas como Brasil o Bangladesh y reúne a personas de 20, 30 y hasta 65 años.

No obstante, el perfil típico del estudiante de español, tanto de los cursos de verano como durante todo el año, sigue siendo mayoritariamente joven y universitario. Los intercambios y convenios suscritos por los centros de lenguas de las universidades españolas y las extranjeras afianzan la presencia de alumnos de origen estadounidense, centroeuropeo y escandinavo. Además, está fortaleciendo las relaciones académicas con centros de Arabia Saudí, Japón, Filipinas y otros países.

«Una parte muy importante del aumento de la demanda se está produciendo en los sistemas educativos públicos extranjeros que empiezan a incluir el español como opción real de estudio, a menudo mediante oferta obligatoria», informa a CAMPUS el director del Instituto Cervantes, Francisco Moreno, quien añade un pronóstico alentador: «La inclusión del español en las escuelas públicas puede suponer un crecimiento del 100 % del número de estudiantes de español en el transcurso de muy pocos años».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: