Noticias del español

| | |

| Guillermo Cabrera Leiva
diariolasamericas.com, EE. UU.
Sábado, 28 de marzo del 2009

EL ESPAÑOL EN PUERTO RICO

Estamos leyendo en estos días un precioso libro de Luz Nereida Pérez, destacada lingüista puertorriqueña, que ha dedicado la mayor parte de su vida a promover el buen uso del castellano, y a divulgar temas que redundan en el conocimiento de nuestra lengua.


Doctorada en Filosofía y Artes Liberales en la City University de Nueva York, se ha hecho escuchar a través de valiosos programas de radio y televisión, alcanzando renombre como portavoz del buen hablar en nuestro idioma.

Pareciera insólito que desde Puerto Rico haya de venir algo tan excelente en relación con el idioma de Castilla, siendo esta isla antillana, precisamente, uno de los rincones del planeta donde mayor influencia tiene el idioma inglés, dada su condición política, condición que eclipsa, hasta cierto punto, el brillo del español.

Ya hemos escrito en estas páginas sobre un ilustre puertorriqueño, del pasado siglo, que sentó cátedra en la literatura española. Nos referimos al Dr. José Agustín Balseiro, eminente figura que llenó un amplio capítulo de las letras hispanas con sus estudios biográficos y literarios sobre notables autores españoles y desempeñó la cátedra de Literatura Española en la Universidad de Miami por varios años.

Luz Nereida Pérez asume, sin embargo, otra posición, que es la de ser promotora militante de nuestro idioma, no ya limitándose al desempeño de una cátedra para un número limitado de oyentes universitarios, sino hablándole al público de cada día y escribiendo para ese público. Vaya o no a la universidad.

En el libro a que nos referimos, titulado Hablemos español, desarrolla ella una serie de temas sumamente interesantes, que tocan no sólo lo intelectual propiamente dicho, sino que afectan el sentimiento patriótico de los lectores. Habla la Dra. Pérez, entre otras cosas, de la contribución de Puerto Rico al caudal de palabras y frases de nuestro idioma, y cita específicamente el aporte puertorriqueño al habla de cada día, con palabras, entre otras muchas, como unjú, interjección que según el Diccionario de la Real Academia 'expresa dolor, sorpresa, asombro y otros sentimientos', y la conocida expresión ¡Ay bendito! tan típica de nuestra vecina Antilla.

La doctora Pérez domina, incuestionablemente, el tema del idioma español. Su constante cita del Diccionario de la Lengua, y sus atinadas observaciones sobre vocablos usados por el pueblo, la califican como una verdadera experta en la materia. Este libro no es más que la reunión, en un volumen, de sus muchos artículos de prensa sobre aspectos diversos del hablar cotidiano. Sus escritos se parecen bastante a los del cubano Emilio Bernal Labrada, quien posee la misma chispa para comentar los disparates de la prensa escrita y radial en nuestro medio

El libro de la Dra. Luz Nereida Pérez inicia sus páginas con un hermoso pensamiento de Unamuno, que es el siguiente:

Creo que el alma de un pueblo vive en su lengua, y que es ella nuestro tesoro espiritual; creo que se piensa con palabras y que cada idioma lleva implícita su filosofía propia, que se impone a cuantos la hablan; creo que la lengua es la sangre del espíritu y que la hermandad espiritual es lingüística; creo que en el principio fue la palabra y por ella se hizo cuanto es de espíritu y vida, y no materia inerte. Tal es mi fe.

Nada mejor para abrir las páginas de este libro, que el credo literario de don Miguel, quien dijo además:

¿Cuál fue mi emoción al ver por primera vez en letras de molde mis juveniles elucubraciones? No lo recuerdo, pero seguramente me sentí ligado ya a mi pueblo para siempre, obligado a aleccionarle

Y esa parece ser la misión de la Dra. Luz Nereida Pérez, la de aleccionar a su pueblo, señalándole el buen uso del idioma.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: