Noticias del español

| | |

| Marcial Fonseca El Mundo, Caracas 14 de julio del 2007

El celular y la teoría de la información

Cuando se escribe sobre el lenguaje que usan los jóvenes en sus mensajes enviados vía celular, o al chatear, los enfoques han venido del lado de los filólogos con análisis que van desde cómo el idioma evoluciona hasta concluir que es falta de educación gramatical en nuestros muchachos. No ha habido, o este columnista no lo ha leído, enfoques a la luz de la teoría de la información para demostrar que lo que hacen los usuarios de los móviles es completamente válido. El creador de esta materia, C.E. Shannon, antes de la primera mitad del siglo XX, expuso los postulados que son el fundamento de la revolución digital que recorre el mundo desde hace varios años.

 

A pesar de la sencillez de la exposición, Shannon no pudo dejar de usar abstrusos conceptos de la termodinámica como entropía; pero hagamos un resumen de la teoría sin muchos aspavientos. Cuando el canal de comunicación que hay entre un emisor y un receptor distorsiona o mutila el mensaje por el ruido que introduce o por las imperfecciones que lo caracterizan, siempre será posible transmitir sin errores si se logra el apropiado esquema de codificación. En palabras llanas, el mensaje debe ser manipulado para encarar cualquier defecto del medio de transmisión: ruido, limitación de espacio, de tiempo, etc.

Ahora pasemos a lo que han hecho nuestros hijos, que espontáneos, y sin ninguna escuela, logran lo que en el árido mundo de la teoría de la información se vería como obvio. Veamos algunos ejemplos de las oraciones construidas por ellos: Noc tio como dic ud; es claro que quiso decir ‘No sé, tío, cómo dice usted’; otra: Q l scribo, ‘qué le escribo’. Bun viag chama, m rpikas al ygar; ‘buen viaje, chama, me repicas al llegar’. Los jóvenes explican su gramática: Como sta? S Diana la amiga d Zurina. Eya m dijo lo dl artqlo. Buno para mpzar l pue2 dcir que uno sustituy palabras. Ejmpl la ltra e no c colok, s como scribir star. M ntndio to2 lo q l scribi.

Las limitaciones del canal son número de caracteres limitado y velocidad en la respuesta. No es lógico que los tildemos de que están en una nueva era, ellos están adecuando el mensaje al medio de transmisión. Y esto siempre ha sido así; es como cuando se habla por radio (walkie-talkie) que en vez de no o sí, dicen negativo, positivo; o cuando, por teléfono recurrimos a Barcelona para decir la letra be, o a Orlando para la O; con estas redundancias estamos solventando lo parecido o ininteligibles que se vuelven ciertas letras por máculas del canal de comunicación. Es el mismo fenómeno del costeño que alarga las palabras para evitar que la brisa marina se las apague.

Un hecho interesante en estos mensajes texto es que la E, la más usada tanto en español como en inglés, casi no se usa; en el alfabeto morse esa letra es apenas representada por un punto.

Un dato curioso, la T es una raya por ser la segunda letra más común en inglés; si el alfabeto telegráfico hubiese sido creado para manejar el español, esa raya le hubiera tocado a la A. El objetivo es que la representación de los elementos del mensaje se aproxime a la información que poseen. Spro q ayan ntndi2 la pdant part final.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: