Noticias del español

| | |

| Daniel Woolls (The Associated Press)
El Sentinel (Orlando)
Sabado, 8 de abril del 2006

¿E-MAIL O CORREO ELECTRÓNICO?

Para los hispanohablantes que lidian con anglicismos insistentes como e-mail y overbooking las autoridades de la lengua les insisten: dígalo en español.


Es una entre miles de sugerencias – también sobre las palabras engañosas en español – de un nuevo libro destinado a los 400 millones de personas que se comunican en el cuarto idioma más hablado en el mundo. El libro se titula Diccionario panhispánico de dudas.

Para ser un diccionario es algo así como un best-seller, un anglicismo común en español y desestimado por los autores de la obra, la Real Academia Española y sus organizaciones afiliadas en 21 países y territorios.

Su editorial, Ediciones Santillana, dice que se han vendido 200,000 ejemplares desde que salió a la venta a fines de noviembre. Agrega que está en su segunda impresión en la mayoría de los países y que estuvo entre los cinco o seis de mayor venta en España para la época de Navidad, lo que es notable para un diccionario.

Los revisores de la lengua del Don Quijote tardaron cinco años en recopilarlo después de consultar por correos electrónicos y otros medios diariamente sobre léxico y gramática. Las academias advirtieron que las dudas de los hablantes solían coincidir y establecieron una pauta desde Madrid hasta México y desde Bogotá a Buenos Aires.

«Cuando cometemos errores, los cometemos juntos», comentó Gregorio Salvador, vicepresidente de la Real Academia. «Coincidimos aun en nuestros errores».

Si hay juez, ¿no se puede aceptar jueza? ¿Y médica? Sí, confirma el diccionario, adaptándose a los tiempos y a la creciente presencia femenina en todas las actividades y profesiones. Hace décadas, las pocas mujeres que ejercían esos cargos eran la juez y la médico.

El diccionario contiene casi 8,000 vocablos, en su mayoría en respuesta a dudas sobre términos en español en sustitución de los extranjerismos que se han colado en el idioma cotidiano.

Las academias dicen que si hay un término en español para mencionar algo, debe utilizarse. Por eso avala correo electrónico en vez de e-mail. O superventas en cambio de best-seller.

El diccionario dice que si no hay equivalente en español está bien usar un término extranjero, pero castellanizado.

«Los preferimos un poquito cocinados», dice Humberto López Morales, presidente de la Academia de la Lengua Española en Puerto Rico y titular de una asociación de todas las 22 academias.

López Morales dijo que hay unos 400 millones de hispanohablantes en el mundo, lo que lo coloca en cuarto lugar detrás del chino, el inglés y el hindi. Pero las proyecciones sugieren que para el 2030 podría avanzar al segundo lugar. De cualquier modo, hoy está sólo detrás del inglés como una herramienta para la comunicación internacional, dijo.

Y la lengua hablada hasta en las Filipinas -una ex colonia española en la que la presidenta Gloria Macapagal Arroyo es miembro de la academia de la lengua- es rica en léxico.

Tanto Salvador como López Morales destacaron que el diccionario es panhispánico porque responde las dudas de Latinoamérica, donde está casi el 90 por ciento de los hablantes de español. Los 44 millones de españoles representan un 10 por ciento del total.

Los miembros de la Academia pasaron los últimos cinco años yendo de un país de habla hispana a otro, enfrascándose en sesudas discusiones idiomáticas.

«Si una persona nos viera – alguien fuera del campo de la lingüística – agitando los brazos y debatiendo como si nos jugáramos la vida cómo conjugar un verbo, pensarían que estamos locos», comentó jocosamente López Morales.

Y a la larga todas las recomendaciones son sólo eso – sugerencias – porque los idiomas son algo vivo, con palabras que nacen y otras que mueren. En definitiva la lengua depende de quienes lo hablan.

«Cuando todos los hablantes de un idioma cometen el mismo error, el error deja de serlo y se convierte en la norma», concluyó Salvador.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: