Noticias del español

| María Luisa García Moreno (Revista Pionero, Cuba, mayo, 2013)

Del idioma: Ring, ring…

Junto a mí, dos jovencitas conversan acerca de una tercera amiga; una de ellas dice a la otra: «Espera, voy a timbrarle a Fulanita, para ver si quiere venir…». Por supuesto, para mí y también para ustedes está muy claro lo que quiso decir. Entre cubanos, llamar a un celular, dejar que suene el timbre un par de veces y esperar a que la persona en cuestión nos devuelva la llamada, generalmente, no desde un celular…

Pero…  ¿acaso la palabra tiene esa acepción? Pues no. Según el Diccionario de la Real Academia Española, timbrar es ‘poner el timbre en el escudo de armas’ y ‘estampar un timbre, un sello o un membrete’; el Diccionario manual de la lengua española Vox precisa ‘poner o estampar un sello, póliza o timbre en ciertos documentos’ y, por el estilo en otros lexicones.

Sin embargo, en el cibersitio quésignifica.com.ar (de Argentina), encontré otras dos acepciones: ‘dar el timbre adecuado a la voz’ y esta otra que se acerca más a la nuestra y que aparece como una expresión coloquial, ‘tocar el timbre’, las cuales aparecen también registradas en la Enciclopedia Universal (2012), otro sitio web.

Y bueno, ¿constituye un error emplear una palabra o una acepción que no está registrada en los diccionarios? Pues no, por el contrario: para que una palabra ingrese a los dicionarios ha de estar santificada primero por el uso. ¿Quiere decir que nuestra acepción de timbrar podrá estar algún día en un diccionario? Quizás sí y quizás no: hay que analizar que está muy en consonancia con nuestras actuales estrecheces económicas y que si mañana esa situación desaparece y les damos a los celulares los usos que tienen en el mundo entero, la acepción en cuestión desaparecerá. Mientras tanto, es parte de nuestra realidad y, por lo mismo, de nuestra variante del español.

Resulta significativa la cantidad de palabras que procedentes del mundo de la informática y las comunicaciones arriban a nuestra lengua; pero mientras que timbrar  está en un español castizo y su empleo con una nueva acepción —aunque sea coyuntural— puede verse como un enriquecimiento del idioma, muchas otras llegan como extranjerismos, en particular, como anglicismos, y sus equivalentes en español las hacen innecesarias. Por ejemplo, ¿por qué exit (salir), delete (borrar), print (imprimir) o host (recepción o receptor) si todas ellas tienen la palabra española correspodiente? Incluso, ya se escuchan derivados como deletear, printear, hostear… —que no están ni en español ni en inglés.

Recuérdalo siempre: el idioma es identidad.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: