Noticias del español

| | |

| De la Academia de la Lengua
www.laprensa.com.bo, Bolivia
Viernes, 9 de julio del 2010

CURIOSIDADES EN EL LENGUAJE: CALENDARIO

CALENDARIO.- Según el Diccionario de la Real Academia (RAE), es el sistema de representación del paso de los días, agrupados en unidades superiores, como semanas, meses, años, etc.


La voz proviene del latín Calendae, que hace referencia a las «Calendas», el primer día del mes en el antiguo cómputo romano, consagrado a la diosa Juno, en el que se fijaba el pago de las deudas. Por antonomasia, surge el proverbio «pagar por calendas griegas», que equivale a dejar el pago para «la semana que tiene nueve días», es decir cuentas que no se pagan nunca, simplemente porque los meses griegos no tenían calendas.

Los romanos definían las calendas del primer día, en relación a los idus del día 13 o 15 y las nonas, nueve días antes del idus; de las calendas a los nones había cuatro días en enero, febrero, abril, junio, agosto, septiembre, noviembre y diciembre; y seis en marzo, mayo, julio y octubre.

Se contaban estos días por el tiempo que los separaba de las nonas, y de los demás por su distancia a las calendas del mes siguiente, llegando más adelante a extenderse la palabra Calendarium al cuadro de los días, meses, estaciones y fiestas del año, resultando esencial para el estudio de la cronología, que cuenta el tiempo en divisiones regulares o periodos, y los usa para establecer la fecha de los eventos.

El calendario romano lo estableció Rómulo en 300 días y 10 meses; su sucesor Numa le añadió dos meses más; hasta que calendario Juliano adoptado por Julio César el año 708, de acuerdo con el curso del sol utiliza un año de 365 ¼ días, con 12 meses que llegan a tener el número de días que conocemos actualmente. El papa Gregorio III ordenó que el 5 de octubre de aquel año se convierta en el 15 de octubre y suprimió los años bisiestos seculares, dejando sólo aquellos que caen en decena de siglo, subsistiendo aún un pequeño error de un día cada 4.000 años. El llamado «calendario gregoriano» es reconocido hoy por casi todos los países del mundo.

La noción de calendario se hizo vital para cualquier civilización en el afán de medir periodos dentro sus fastos históricos, para la siembra o cosecha, las actividades sociales, económicas o de otra índole. Entre otros calendarios, destaca el chino, el árabe, el hebreo y el aymara, hoy llamado andino-amazónico, cuyo Año Nuevo (Marakhallta) a partir del presente año es Feriado nacional.

La noche del 20 de junio, que se considera la más fría, oscura y larga debido a que el sol se halla en su punto más distante de la órbita terrestre, en Tiwanaku y los principales centros ceremoniales del país (Samaipata en Santa Cruz, Incallajta en Cochabamba, Salar de Uyuni en Oruro, Copacabana e Isla del Sol en el lago Titicaca, etc.), las comunidades nativas se congregan en torno a sus sacerdotes y autoridades, para recibir los primeros rayos de sol la madrugada del día 21 de junio (solsticio de invierno), como renovación de fe y esperanza, para pedir que el «bienhechor e incomparable» no nos abandone y fecunde a la Pachamama o Madre Tierra, crezcan los frutos y se reproduzcan los seres de la naturaleza, brindando calor, dicha y bienestar para todos.

Dentro de este calendario nos encontramos en el año 5518. En cuanto a antigüedad, guarda cierta similitud con el judío, que de acuerdo con cálculos bíblicos celebra el año 5771. La variante entre uno y otro, se atribuye a que el hebreo inicia el cómputo a partir de la Creación del mundo, mientras el andino-amazónico se empieza a contar después del Diluvio…

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: