Noticias del español

| |

| José Sánchez de la Rosa
La Verdad (Murcia)
Lunes, 13 de febrero del 2006

COSAS DEL LENGUAJE

Muy pronto, este deporte apasionante que en unas semanas, después del deshielo europeo, estará en el apogeo de sus competiciones, fue perdiendo, y no por prejuicios lingüísticos, la piel británica y lo que era football tradujo sus oes para convertirse en fútbol, y el más complicado off-side fue pronto orsay, porque para castizos, nosotros, sin que el corner sea del todo saque de esquina y un árbitro, o juez de la contienda, no sea aquel referee del reglamento original, lo que no impidió, hasta mucho después de su implantación, que para el control del juego no se usase pito y eran su palabra y sus gestos suficientes para sancionar con un silencioso penalti, el colmo de la crueldad reglamentaria, al jugador que más nombres tiene, si hay que citar otras expresiones diferentes a la de portero, como es frecuente oir, desde meta a guardameta pasando por guardavallas, arquero y cancerbero.


Digo que poco a poco, el inglés se desflecó y ya casi todo lo que afecta al fútbol no necesita explicaciones y lo más probable es que el aficionado se sepa casi todo de su espectáculo favorito, excepción hecha de la ley de la ventaja, que es la asignatura pendiente de todos, incluido el árbitro, aparte de que la grada, que suele ser muy sabia, le discuta una y otra vez al llamado trencilla decisiones muy extravagantes, sobre todo si le saca tarjeta roja a un chico de casa y si da por válido eso que se conoce por gol fantasma, más de lo primero que de lo segundo, que el hábil delantero local consiguió tras una vaselina, sin que preocupe mucho cómo le llamarán a esa jugada fuera de nuestras fronteras.

Pero no sólo ha supuesto un vuelco del original un argot español, sino que, en cuanto al fútbol inventado en el Reino Unido, la actual presencia de jugadores de aquí en clubes ingleses resulta sorprendente, y ahí tienen al Liverpool que no nos deja mentir, además de que el jefe del vestuario, Rafa Benítez es un técnico madrileño. Hay otros equipos de Inglaterra donde juegan futbolistas de aquí y es como si quisiéramos corresponder al hecho histórico de que fueron los marineros ingleses los que introdujeron el fútbol en Huelva en 1873.

Pero si España simplificó el lenguaje, no puede decirse lo mismo del peculiar uso en las transmisiones, donde una sencilla alineación puede resultar un galimatías si resulta que un jugador ocupa una cierta demarcación geométrica, si se mueve por los tres cuartos del terreno, un vértice, una zona caliente, espacios invisibles y otras descripciones que vuelven loco al oyente.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: