Noticias del español

| | | | | | | |

| Agencia Efe

Centenario del nacimiento de Carmen Conde, la primera mujer académica de la lengua

«La poesía es el sentimiento que le sobra al corazón y le sale por la mano», así concebía Carmen Conde, la primera mujer académica de la lengua, una de las autoras más prolijas del siglo XX y más desconocida, el hecho poético. Ahora que se cumple el centenario de su nacimiento una biografía la saca del olvido.

El miércoles pasado, Carmen Conde Abellán hubiera cumplido cien años, y, además de algunas actividades como conferencias, una exposición en Cartagena, su tierra, que luego pasará por Madrid y Melilla, y un congreso que se celebrará en octubre, la publicación de una biografía escrita por José Luis Ferris arroja algo más de luz sobre su vida y obra.

Defensora de la mujer como poeta, Carmen Conde, que vivió el exilio interior en España, no escatimó erotismo, fuerza y verdad existencial a su poesía, como recuerda a Efe Ferris, quien considera que una de las circunstancias que ha contribuido al olvido de Conde ha sido la falta de reediciones de sus libros.

«La obra de Conde no ha estado disponible. Las ediciones de su obra se hicieron en los años 40 y 50, y con tiradas de 300 ejemplares que luego se repartían entre los amigos. Después, no se han reeditado las obras y hay generaciones que no han podio conocer su obra ni su grandeza literaria», explica Ferris, autor también de las biografías de Miguel Hernández y de Maruja Mallo.

Carmen Conde, que nació en Cartagena el 15 de agosto de 1907 y murió en 1996, en Madrid, en una residencia geriátrica de Majadahonda, enferma en sus últimos tres años de Alzheimer, cruzó casi todo un siglo por el que pasaron la República, la Guerra Civil, y el franquismo.

Mujer de izquierdas, no estuvo en el exilio, pero siempre pasó un exilio interior, que muchas veces no fue bien interpretado. De hecho cuando la nombraron académica de la Lengua, en 1978, todo un acontecimiento, para ocupar el sillón K en sustitución de la vacante dejada por Miguel Miura, se despertó una gran polémica.

Y es que, como explica Ferris en el libro, también había otra candidata, Rosa Chacel, que sí se había exiliado y que simbolizaba la mujer que regresaba del exilio, mientras que Conde parecía, «injustamente», la más acomodaticia.

Pero en esta biografía, en la que el autor ha utilizado las 26.000 cartas del legado de Carmen Conde —«por las que pasa toda la historia de la literatura española, puesto que la autora se carteó con Juan Ramón Jiménez, Gabriela Mistral, Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Miguel Hernández y un largo, etcétera», precisa Ferris—, se abre por primera vez la parte más intima y escondida de la autora de Ansia de gracia.

Casada con el también poeta Antonio Oliver Belmás, a quien conoció cuando ella estudiaba magisterio en la Escuela Normal de Murcia, parece que el gran amor de su vida fue Amada Junquera, una mujer guapa y culta, casada con un catedrático de Historia franquista con mucha influencia, que incluso ayudó a Conde a aliviarla de la represión franquista que podía haber caído sobre ella.

«Fue una de las historias de amor más bellas», argumenta Ferris.

«Cuando me metí en el archivo descubrí una cantidad de pistas impresionantes que Carmen había dejado para quien se metiera a bucear en su vida, una vez muerta. Ella dejó marcado el territorio, y las cuestiones que quiso que no se conocieran las destruyó. En todo este material y en cada libro de poemas, manuscrito, había una copia para Amanda Junquera. Todo ello desde el 36, y en las dedicatorias decía “cada poema está pensado en ti”».

Estas dedicatorias nunca las conoció nadie. «Y es que, la verdad, la vida de Carmen es una caja de sorpresas, era una mujer que por fuera parecía muy aburrida pero por dentro era pura aventura», añade Ferris

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: