Noticias del español

| |

| Luz Nereida Pérez
Claridad (Puerto Rico)
Del 14 al 20 de febrero del 2008

ALERTAS LINGÜÍSTICOS

Oigo radio, leo periódicos, escucho a la gente cotidianamente y los errores en el uso de lenguaje son repetitivos, consabidos y predecibles y, por ello, ya no son sorprendentes. Si es político va a decir «cuatrenio» en lugar de cuatrienio, si es periodista nos va a informar que una situación «está siendo investigada» en lugar de «es investigada» o «está bajo investigación», si es abogado hablará de las convicciones de su acusado o defendido en vez de los fallos condenatorios, penas o condenas… y por ahí seguimos. Por eso, he aquí algunos alertas lingüísticos:


pedir excusas

Se repite y repite a diario el pedir excusas cuando hemos cometido errores, pero es lo contrario. Pedimos excusas o que una persona se excuse cuando somos los agraviados. Cuando somos quienes nos hemos equivocado, cometido un error o hemos sido insensibles con alguien, entonces damos u ofrecemos excusas. Diariamente se comete, por ejemplo, el siguiente error: Pedimos excusas al pueblo por no haber remediado aún la situación. No señor, usted se excusa o da u ofrece excusas al pueblo por no haber resuelto un problema o situación.

arroba

Tanto periodistas como comentaristas y locutores de anuncios comerciales siguen diciendo «aroba» en lugar de lo correcto que es arroba. Aunque lo hemos mencionado ya en este espacio en otras ocasiones, repetimos que arroba es originalmente una medida árabe –arrub– que equivale a un cuarto de quintal. El símbolo que la representa es @ y siempre ha estado en los teclados de las máquinas de escribir por ser de amplio uso en el comercio. Con el advenimiento de la tecnología moderna, se seleccionó el símbolo @ para separar a un usuario de un servidor en las direcciones de correos electrónicos. A partir de entonces, recibe una segunda acepción, en los diccionarios de lengua española, aplicable a la informática.

virus, campus, caries

Recordemos que hay palabras que son invariables en número. Es decir, que no varían en singular o plural. Se oye por ahí el mal uso de «viruses», «campuses» o «carie». Estas palabras son iguales en singular y plural: el virus, los virus; el campus, los campus; la caries, las caries. De igual modo ocurre, por ejemplo, con la tesis, las tesis; el análisis, los análisis; el paraguas, los paraguas; el o la guardaespaldas, los o las guardaespaldas. Esta última palabra es totalmente invariable, tanto en número (singular y plural) como en género (masculino y femenino).

magacín

Ahora se trata de un alerta policiaco porque es un uso particularmente generalizado entre los policías por traducción literal del inglés. Nos hablan del magacín de un arma de fuego cuando en realidad se refieren al cargador o peine. El sustantivo magacín aparece por primera vez en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), edición 1992, definido como: «publicación periódica con artículos de diversos autores, dirigida al público en general» y como «espacio de televisión en que se tratan muchos temas inconexos y mezclados». El cargador es definido en su sexta acepción como: «estuche metálico con un muelle impulsor en el que se disponen los proyectiles para las armas automáticas». La palabra peine en su cuarta definición es «en algunas armas de fuego, pieza metálica que contiene una serie de proyectiles». De igual modo, el depósito de bombas y balas que el inglés denomina magazine es en español un arsenal o un depósito de municiones o de lo que sea que en él se guarde.

récords e ítems

Con frecuencia tenemos que corregir estas palabras en los documentos que revisamos porque las escriben sin acento. El sustantivo ítem nos viene directamente del latín y toma un acento en la vocal i por ser palabra llana terminada en consonante que no es n ni s. Por su parte, récord nos llega del inglés e igualmente es palabra llana que termina en consonante que no es n ni s. Sus plurales ítems y récords son llanas terminadas en la combinación consonante + s y ello hace que se invierta la regla. Aunque aparentan ser llanas en s (lo que no se acentuaría según la regla de las palabras llanas) en realidad son llanas en consonante + s y sí se acentúan. Igualmente ocurre con fórceps y bíceps.

«iniciar» un documento

Es muy común que se nos pida que «iniciemos» un contrato en el margen izquierdo de todas sus páginas, menos la final que es la que lleva la firma, cuando realmente lo que se quiso decir es que escribamos las iniciales o que inicialemos el contrato. Iniciar, entre otras cosas, es comenzar o dar inicio a algo. Inicializar es un tecnicismo informático definido como: «establecer los valores iniciales para la ejecución de un programa» de computadoras. El verbo inicialar fue incluido en la edición de 1992 del DRAE, su uso es atribuido a Cuba y Puerto Rico y es definido como: «firmar un documento oficial sólo con las iniciales de su nombre y apellido». Al fin y al cabo, todo se reduce a algo tan sencillo como escribir las iniciales.

Hasta aquí los alertas de hoy. Anótelos, practíquelos, memorícelos… Ya dentro de un tiempo volveremos a la carga con otro boletín de alerta lingüístico. El lenguaje es el arma más poderosa del mundo y por ello, no se utiliza irresponsablemente.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: