Noticias del español

| |

| Abel Méndez
www.eldiario.com.co, Colombia
Jueves, 24 de junio del 2010

TALLER DEL IDIOMA

LOS FALSOS AMIGOS. «La atención de muchos pereiranos estuvo centrada en los sucesos externos, mundial de fútbol y un clima bizarro le ganan el partido a la cita con la democracia». Diario del Otún (24-06-10).


Una vez en la que alguien me hizo una pregunta acerca de una palabra que era usada con un significado que no le correspondía, como es el caso «puntual», con el sentido de «concreto», le dije que se trataba de falsos amigos y qué sentimiento tan grande le dio conmigo porque entendió que la estaba llamando falsa amiga. No. Considero amigos de verdad aquellos que hasta para hacer una observación en contra me insultan. Esos también son amigos. Hay un amigo, por ejemplo, que cuando no está de acuerdo conmigo, la emprende contra lo amarillenta que está mi partida de Bautismo. Como si la suya estuviera congelada en el tiempo. De todo hay en la viña del Señor.

Estamos estrenando anglicismo y se puso de moda en un abrir y cerrar de ojos: la palabra bizarro –que en español significa valiente– con los significados de extraño y extravagante que tiene la palabra bizarre en inglés. De eso se trata la expresión falsos amigos, dos palabras en diferentes idiomas, parecidas en su estructura morfológica, pero de significados diferentes. Cuando yo era adolescente no me perdía las revistas de Supermán (con tilde aunque Word diga que no) y había un personaje que se llamaba Bizarro. Se trataba de un supermán (con tilde y con minúscula) mal hecho y extravagante, enemigo de Supermán que, por supuesto, siempre era vencido por éste. Yo me preguntaba qué podría tener de valiente semejante esperpento. Por tratarse de un muñeco literario, su autor podía llamarlo como quisiera. Ahora caigo en la cuenta de que desde eso estábamos influidos por un falso significado, un falso amigo.

LOS ORDINALES. «Se cumple hoy el setenta y cinco aniversario de la muerte de Carlos Gardel». Varios medios hablados y escritos (24-05-10).

Se acabaron los numerales ordinales. Estoy seguro de que en las Pruebas de Estado se rajan varios bachilleres (qué cuentos de más de uno se raja) en preguntas sobre los ordinales. Y son tan fáciles, sobra enseñar los 20 primeros porque es posible que todos los sepan. Eso sí hay que distinguirlos de los partitivos. Yo no vivo en un treceavo piso, sino en el décimo tercero. Después de veinte se usan trigésimo, cuadragésimo, quincuagésimo, sexagésimo, septuagésimo. Octogésimo, nonagésimo para los ordinales de diez en diez a los que se les agregan los nueve primeros para los interdecadales. Por lo tanto acabamos de celebrar el septuagésimo quinto aniversario de la muerte de Gardel. Como ya va a sonar el timbre, dejamos para la próxima semana los de 100 en 100 y los de 1.000 en 1.000. Por ahora el que me quiera mandar esta tareíta por correo electrónico se la devuelvo calificada. Poner los ordinales correspondiente a los cardinales 8, 9, 11, 19, 25, 65, 71, 82, 90, 99. (taller95@yahoo.es)

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: