Noticias del español

| | | | | | | |

| Agencia Efe

Rey Juan Carlos: «A la palabra le quedan muchas cosas que alumbrar nombrándolas»

La obra de Gelman es un buen ejemplo para conocer la utilidad de los poetas y de las letras. La literatura, afirmó Juan Carlos I, es «necesaria porque a la palabra le quedan muchas cosas que alumbrar nombrándolas».

El rey Juan Carlos de España citó ayer al poeta argentino Juan Gelman, que acaba de recibir el Premio Cervantes, al asegurar que la literatura «sirve para defender la utopía» y subrayó que las iniciativas para conmemorar la muerte de Miguel de Cervantes buscan «el contacto directo de libros y autores con la calle, con el pueblo».

El monarca, acompañado por la reina Sofía y por los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Letizia Ortíz, intervino en los brindis de un almuerzo ofrecido ayer en el Palacio Real a una representación del mundo de las letras, con invitados como el propio Gelman, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, o el Premio Cervantes de 1991, Francisco Ayala.

Recordando las palabras que pronunció Gelman el pasado día 23 después de recibir el Cervantes, el premio más importante de las Letras en español, el rey dijo que «la literatura sirve para defender la utopía, derecho inalienable de todos, y, principalmente, de los más necesitados; para alimentar, también, los deseos de libertad y justicia, y los valores que la hacen posible».

Afirmación que respondió a las preguntas que planteó previamente el escritor sobre la utilidad de un poeta en tiempos de miseria y de qué sirve la literatura cuando en todas las partes del mundo se multiplican graves problemas que nos agobian, continuó el rey.

Además, el rey aseguró que la conmemoración cervantina del 23 de abril «ensancha sus límites cronológicos y se desborda en iniciativas culturales» marcadas por un propósito común: «buscar el contacto directo de libros y autores con la calle, con el pueblo».

El rey agradeció a los más de cien invitados, entre los que había académicos, escritores, editores, libreros, agentes literarios, estudiosos, traductores, o periodistas del ámbito cultural, su labor al servicio del enriquecimiento «del gran patrimonio de la lengua», y les animó a perseverar en su trabajo.

«Ciudadanos todos del territorio cervantino, os esforzáis por extenderlo y por abrir caminos para que en él entren cada día más lectores a alimentar su espíritu, seducidos por el poder de la palabra, gustando de lo apacible e ingenioso», dijo el monarca.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: