Noticias del español

| | | | |

| Labrador
Estrella de Panamá (Panamá)
Lunes, 14 de abril del 2008

EL ALCÁZAR DE LA LENGUA: PROBLEMAS DE CONSTRUCCIÓN EN ESPAÑOL

En el español que se habla en todas partes puede haber similitudes y desemejanzas, palabras que significan lo mismo o cosas diferentes. Pero el español lleva unos requisitos en su construcción que son propios de su genio, que forman parte de su alma.


Es por eso que debe cuidarse mucho su escritura y también su lenguaje oral para no plagarlo de frases, giros o partículas constructivas que no hacen parte de él o para no privarlo de ellas cuando son necesarias.

«Hace tiempo atrás»

Si algo sucedió «hace tiempo», obvio que fue «atrás». Si algo sucedió «tiempo atrás» obvio que fue «hace». Por lo tanto, «hace tiempo atrás» es una perfecta redundancia por alguno de los extremos. Basta con decir «hace tiempo» o «tiempo atrás».

¿Conlleva a?

Una cosa conlleva la otra. Obsérvese que digo la otra y no a la otra. Porque el verbo conllevar es transitivo y recae directamente sobre aquello que conlleva, sin que medie preposición. Ej: Ese trabajo conlleva algunos más. Además, conllevar es llevar consigo (llevar con y no llevar a) llevar implícito, suponer, acarrear e incluso, soportar.

La confusión se produce cuando erróneamente mezclamos ambas formas constructivas. Ejemplo del error: Hacer esa inversión conllevará a un fuerte costo económico. Lo correcto: … conllevará un fuerte costo económico (sin a), lo que es lo que mismo que implicará, supondrá un fuerte costo económico.

Llevar a es llevar por consecuencia. Cuando usamos el verbo llevar, una cosa si lleva a la otra. Ej.: El error cometido llevará a estudiar los procesos utilizados.

¿Cualquier o cualquiera?

No diga: cualquiera estufa, sino cualquier estufa, o una estufa cualquiera.

Muchos piensan, equivocadamente, que «cualquier» es adjetivo masculino y acompaña a un sustantivo masculino, mientras que «cualquiera» es adjetivo femenino y acompaña a un sustantivo femenino. Esto es falso.

Cualquiera es un adjetivo indefinido, sí, cuando acompaña a un sustantivo (también puede remplazarlo y en ese caso sería pronombre indefinido: díselo a cualquiera. Y puede ser sustantivo: ella es una cualquiera. Pero es su función como adjetivo lo que nos interesa aquí).

Este adjetivo puede ir delante o detrás del sustantivo. Cuando va delante se usa la forma apocada cualquier, independientemente de que el sustantivo sea masculino o femenino. Ej.: Tráeme cualquier libro, tráeme cualquier silla. Libro y silla son masculino y femenino respectivamente. Se observará que ambos términos se usan correctamente con cualquier.

Cuando el adjetivo va detrás del sustantivo se usa siempre la forma cualquiera, con igual independencia del género del sustantivo. Ej.: Traéme un libro cualquiera. Tráeme una silla cualquiera. Es muy sencillo: si va detrás use cualquiera; si va delante, cualquier.

«Voy a por» ¿es erróneo?

Para un americano es incorrecto usar la estructura voy a por. Cuando los del Nuevo Mundo la escuchamos en labios de un español nos suele confundir. Solía censurarse antes este empleo en España también, aunque no es una forma nueva, y el uso culto prefiere que normalmente se use voy por, como se hace en América. Pero el uso del voy a se ha intensificado. La Acade-mia no lo tiene por incorrecto y se puede considerar alternativo (siempre en España) el voy por y el voy a por.

Es típico de los madrileños construir con la forma voy a por cuando se trata de buscar algo (voy a por uvas) o buscar a alguien (voy a por Juan). Suponen que de esa forma establecen una precisión en el significado de la oración, pues no es lo mismo voy a por Juan (voy a buscarlo), que voy por Juan (en su lugar) o también voy por Juan (por causa de él, porque Juan me pidió que fuera). En América para cualquiera de estos casos se usa voy por Juan. El «a por» hace una mezcla de voy a (dirección y movimiento) con el voy por (en busca de) .

El Diccionario panhispánico de dudas establece que voy a por ni es erróneo, ni es tan extraño, pues el español ya posee otras formas constructivas donde hay secuencias de preposiciones: para con, de entre, por entre, tras de, de por… Sin embargo en el empleo de todas ellas hay común acuerdo o reconocimiento; no sucede los mismo con a por. Un americano siempre sentirá que esta forma de expresarse pone una dificultad en la comprensión del mismo idioma entre algunos españoles y todos los americanos, y que la unidad idiomática se protege mejor desde la unidad constructiva y no de la diversidad. Puede por supuesto, haber opiniones sobre este asunto.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: