Las voces pueden proceder de campos tan diversos como la ciencia, la economía, la sociedad o las aficiones y no siguen un orden concreto. El propósito es, simplemente, recopilarlas, sin que ello implique necesariamente una aceptación o una censura. 

⇒ Se está llamando síndrome de la cabaña al miedo a salir a la calle que experimentan las personas que han estado confinadas. Es una expresión que se está empleando con la desescalada de los estados de alarma en diversos lugares.

⇒ Cuando una persona tiene una actitud egocéntrica y autocomplaciente se dice que se mira el ombligo. De aquí se han formado las voces ombliguismo y ombliguista.

⇒ Con un pactómetro podemos hacer cálculos y sumar diferentes combinaciones de partidos para ver los posibles pactos. Está formado con el elemento de origen griego metro, que significa ‘medida’ o ‘aparato para medir’.

⇒ Un coffee bank es simplemente lo que su nombre inglés sugiere: una combinación de banco y café. Es decir, lo que en román paladino se puede llamar (y de hecho se está llamando) banco café. 

⇒ La voz numeralia se emplea a menudo en México para conjuntos de datos numéricos, en particular estadísticos. En latín, numeralia es el plural del adjetivo neutro numerale, que a su vez es ‘numeral, relacionado con los números’.

⇒ Hay muchos modos de entretenerse por Internet. Por ejemplo, hay quienes prefieren plataformear, pasando de una plataforma de videojuegos a otra, y hay quienes prefieren participar en una puzzleada (se ve escrito casi siempre con doble zeta), un encuentro para resolver puzles.

⇒ Un magnetar es un tipo de púlsar con un campo magnético muy intenso, al que también se llama magnetoestrella. Hay cierta vacilación en su pronunciación, porque también se ve magnétar (como también alternan pulsar y púlsar). Según unas investigaciones recientes, una estrella de este tipo podría ser el origen de unas señales procedentes del interior de la Vía Láctea.

Anterior: boloencierro, kiricocho, robo hormiga