Recordamos que el propósito es tan solo recopilarlas, lo que no implica de por sí una aceptación o una censura, y que no siguen un orden concreto ni tratan un tema específico.

⇒ Por alguna razón, los héroes de cómic con superpoderes que dedican su vida a salvar a la humanidad muchas veces llevan una capa. Los sanitarios (y no solo ellos) están recibiendo como homenaje el nombre de héroes sin capa, por sus esfuerzos sobrehumanos para atender a la población.

⇒ Un cinemero es más que un cinéfilo. No es un caso muy distinto al de motero, que es más que un motorista. Se puede considerar formada con cinema, que es una alternativa a cine, y el sufijo -ero.

⇒ La limerencia es el estado psíquico que incluye pensamientos y fantasías obsesivas vinculadas al deseo de tener con una determinada persona una relación romántica y correspondida. Es una adaptación del inglés limerence, acuñado por la psicóloga Dorothy Tennov a finales de los años 70 y que, según parece, inventó simplemente porque le sonó bien.

⇒ La palabra gimbal es simplemente cardán en inglés. Los cardanes se emplean en los giroscopios, unos mecanismos que sirven para estabilizar la orientación de aparatos o vehículos. A los estabilizadores de las cámaras también se les está llamando gimbales.

⇒ Unos científicos han llamado luz prohibida a un fenómeno físico inesperado con la luz a nivel cuántico. El nombre le viene de que, con los conocimientos actuales, no era teóricamente posible.

⇒ El sufijo -ada aparece unido en ocasiones a algunos nombres de políticos como censura a sus manifestaciones o actos. Por ejemplo, a los lapsus de Juan Pich y Pon, alcalde barcelonés hace cosa de un siglo, se les llama piquiponadas (y por extensión a cualquier lapsus lingüístico). En la prensa española se ven estos días dos de estas formaciones referidas a políticos de diferentes ideologías: garzonada (de Garzón) y ayusada (de Ayuso).