Noticias del español

| | | | |

| Gabinete de prensa UPV-EHU
Jueves, 20 de diciembre del 2007

QUÉ, Y CÓMO, COMUNICA UNA FRASE IRÓNICA

Una tesis defendida en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) explica desde la perspectiva de la Pragmática qué es lo que un hablante comunica mediante una frase irónica, cómo lo hace, y qué entiende el oyente. Para ello, la filósofa Joana Garmendia Mujika propone la asif-theory (o teoría del 'como-si').


Existen distintos medios para el estudio de cualquier lenguaje. La Gramática aborda las normas de un lenguaje. La Sintaxis enseña a coordinar y unir las palabras para formar oraciones y expresar conceptos. La Semántica se encarga de lo concerniente o relativo a la significación de las palabras. Sin embargo, la Pragmática es la disciplina que estudia el lenguaje en relación con los usuarios y las circunstancias de la comunicación. Y con ello se estudian los casos especiales. Uno de ellos es la ironía. ¿Por qué la ironía es un caso especial? Siempre se ha considerado que en la ironía el hablante dice algo y comunica otra cosa; en ocasiones, justo lo contrario a lo dicho.

Sobre este tema gira la tesis doctoral que la filósofa guipuzcoana ha defendido en la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Universidad del País Vasco. Un trabajo en el que se analiza lo que un hablante comunica mediante una proferencia irónica (cuál es su intención, qué es lo que comunica, qué entiende el oyente…).

El trabajo doctoral titulado Ironiaren teoria pragmatiko kritikoa: Zer eta nola komunikatzen du esaldi ironikoak (La teoría pragmática crítica de la ironía: qué es lo que comunica una frase irónica y cómo lo hace) ha sido dirigido por el profesor Kepa Korta, del Instituto de Lógica, Cognición, Lenguaje e Información (ILCLI) de la UPV/EHU, y ha obtenido la calificación de sobresaliente cum laude. La elaboración de la tesis doctoral ha contado con una beca predoctoral del Gobierno Vasco durante cuatro años. Gracias a dicha beca, la filósofa ha disfrutado de varias estancias en universidades del extranjero para completar el contenido de la tesis: Oxford (2004), Ámsterdam (2005) y Stanford, California (2006).

Joana Garmendia Mujika es licenciada en Filosofía por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y actualmente trabaja en el ILCLI. De todas formas, acaba de conseguir una beca postdoctoral del Gobierno vasco para proseguir con sus investigaciones en la Universidad de Stanford, a donde se desplazará en enero.

La asif-theory

Existen, esencialmente, tres teorías clásicas para el estudio de la ironía: la teoría del fingimiento, la teoría de la contradicción y la teoría de la mención ecoica. Después de abordar dichas teorías, ha detectado que no sirven para explicar todos los casos irónicos. Por lo que ha optado por desarrollar una nueva teoría, más precisa, en su tesis doctoral.

Ha desarrollado la asif-theory, la cual se enmarca en la Pragmática Crítica liderada por los profesores Kepa Korta y John Perry. Es una teoría en donde se han analizado los planteamientos de los principales autores que han analizado la ironía desde la pragmática, y resulta ser bastante adecuada. "Además, creemos que se puede aplicar a fenómenos como la metáfora" añade la investigadora.

"Para llegar a esa teoría, empezamos analizando lo que sucedía en la ironía. Observamos que cuando un hablante profiere una frase irónica, dicha frase no comunica lo mismo que cuando se utiliza en una comunicación no irónica. De este modo, encontramos ciertas características comunes que posee la comunicación irónica". Por un lado, se dice algo y se comunica otra cosa. Y, por otro lado, en la comunicación irónica existe siempre una actitud negativa, en la que coinciden la mayoría de los autores. De todas formas, ciertos autores creen que la ironía positiva también es posible. "Abordando dichas características en común desarrollamos la asif-theory".

Según dicha teoría, las frases poseen un contenido "convencional", es decir, un contenido habitual en situaciones no irónicas. Sin embargo, en una comunicación irónica dicho contenido convencional comunica otro contenido diferente al habitual. El hablante hace como si dijese ese contenido, pero en realidad, no lo dice. Por ejemplo, cuando un individuo dice a alguien "¡que buen tiempo hace!" y resulta que está lloviendo, en realidad no está comunicando que hace buen tiempo. Es decir, no se está adquiriendo ninguna responsabilidad sobre dicho contenido. Casos como esos son muy habituales como, por ejemplo, cuando uno propone una salida a la playa y resulta que al llegar allí empieza a llover. "¡Vaya faena me has hecho!" o algo parecido sería una manera de interpretar la situación.

Eso es lo que ocurre en la asif-theory. Se utiliza un contenido sin ningún tipo de responsabilidad, para comunicar un contenido diferente. En general, dicha falta de compromiso se resalta mediante ciertos signos o incluso variando el tono de la conversación, para evitar malentendidos. En cualquier caso, la ironía es un fenómeno relativamente peligroso, puesto que las frases utilizadas poseen otro sentido y puede que surjan malentendidos fácilmente. Es un fenómeno peligroso, pero al mismo tiempo interesante.

Crítica y humor

¿Que posee la ironía que la diferencie del resto de fenómenos (metáfora, etc.)? Joana Garmendia ha resaltado dos características en su tesis doctoral: la crítica y el humor. "Defendemos que en la ironía siempre existe una crítica. Crítica que definimos como una actitud negativa" asegura la investigadora. Otras teorías, sin embargo, creen que existen casos de ironía positiva. Por ejemplo, si alguien está repitiendo una y otra vez que ha hecho el examen fatal, y después saca un diez, existen dos posibilidades, entre otras: por un lado, decirle "¡qué mal lo hiciste!" con un comportamiento positivo, y de alguna manera decir con ironía lo bien que lo hizo, aunque según la filósofa guipuzcoana eso no es posible; y, por otro lado, expresar, lo que ella considera más normal, un comportamiento negativo comunicándole "¡menuda pelmada me has dado, para obtener un diez, encima!".

"Por otro lado, defendemos que en la comunicación irónica existe un punto de humor" subraya. Definir el humor resulta algo más complicado, pero en general se dice que se consigue mediante la contradicción. Y, exactamente, en la comunicación irónica, tal y como lo hemos citado anteriormente, existe una contradicción de los contenidos.

"De ahora en adelante, seguiré estudiando lo que ocurre con el fingimiento y, más generalmente, con la ficción. Puesto que mucha gente cree que la ironía es fingir. Yo no creo que eso siempre sea así. Pero ampliaré dicha información en Stanford" concluye Joana Garmendia.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: