Noticias del español

| | | | |

| María Luisa García Moreno
Granma, Cuba
Del 1 al 8 de agosto del 2008

EL ESPAÑOL NUESTRO: DEL DEPORTE Y ALGO MÁS…

La voz hándicap, del inglés handicap, «desventaja», se emplea en hípica y otros deportes, con el sentido de «prueba en que se imponen desventajas a los mejores participantes, para igualar las posibilidades de todos».


En el golf significa «número de golpes adjudicados antes de empezar a jugar». Su plural es hándicaps y se pronuncia aspirando la h inicial. Se considera innecesario su uso con el sentido de «situación desfavorable de una persona o cosa respecto de otra», por existir los equivalentes españoles desventaja, obstáculo, impedimento o, en contextos médicos, discapacidad o minusvalía. Tampoco debe usarse como verbo.

Del vocabulario deportivo, se han incorporado una serie de términos a los diccionarios académicos. He aquí algunos ejemplos: en cuanto a las artes marciales, la Fundación del Español Urgente recoge karate/ kárate y en el Diccionario panhispánico de dudas aparecen kung-fu y taichí, yudo y yudoca; del ciclismo, el Panhispánico incluye esprín, esprintar y esprínter, así como tour; de la hípica, yoqueta y yóquey; de la natación, aparecen crol, crolista y maillot —bañador—; del piragüismo, kayak; del tenis, set y single y del tenis de mesa, pimpón y pimponista, tenismesista o tenimesista.

El verbo haber se conjuga en todas las personas como auxiliar de los tiempos compuestos de la conjugación. En cualquier otro caso es impersonal y «por convenio» —no se utiliza esta frase en relación con las lenguas; sin embargo, todo el mundo la aplica a las matemáticas y, particularmente, me dio siempre buen resultado con mis alumnos— se emplea en tercera persona del singular. Es tan impersonal que la forma verbal hay no está en el paradigma de la conjugación. Cuando decimos: «Hubieron muchos interesados en…», muchos interesados es el complemento directo que, por supuesto, no tiene que concordar con el verbo.

A lo que en muchos sitios de América Latina se llama baño, en España se le llama aseo. Lo que para nosotros los cubanos es inodoro o servicio sanitario, en España, es váter y en Venezuela, water. Nuestra suiza, esa cuerda con la que los niños juegan a saltar, en España se nombra comba.

Más de Venezuela: nuestra fruta bomba o papaya allí es lechosa, patilla es melón o sandía, y parchita, el maracuyá brasileño; pendriver es lo que nosotros llamamos memoria (flash), las sedes —universitarias, por ejemplo— para ellos son aldeas; una charcutería es una tienda o comercio de fiambres; choro y malandro significan ladrón; a los policías los llaman tombos o pacos; pocotón es muchísimo y birra, cerveza.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: