Noticias del español

| | | | | | |

| Goyo García Maestro
La Razón
Viernes, 6 de octubre del 2006

EL ESPAÑOL GANARÁ AL INGLÉS EN EL 2050 COMO LENGUA MATERNA

Un estudio pronostica «cambios drásticos» en el orden lingüístico internacionaL.


El inglés dejará de ser una «lengua extranjera». Igual que el sol sale cada mañana por el este, el mundo, o mejor dicho, la mitad del globo (unos 3.000 millones), utilizará esta lengua con pasmosa naturalidad en el año 2050. Ahora bien, no hablamos del inglés tradicional, el que se enseña en la escuelas, sino del «inglés global», un hijo bastardo cocido a fuego lento en países como China, India y en los estados árabes, fundamentalmente.

Si tenemos en cuenta el número de hablantes nativos, la lectura es muy distinta: el inglés estaáperdiendo importancia. Actualmente, el 9 % de la población mundial lo utiliza como lengua materna, pero en el 2050 la cifra quedará reducida al 5 %, y se verá sobrepasado en número de hablantes por el español, el hindi y hasta por el árabe. A quien nadie podrá toser es al mandarín. Como sucede ahora, el chino seguirá siendo el idioma con más hablantes nativos y, además, su influencia crecerá más allá del mundo asiático. ¿Indicios? En Canadá, la lengua del país del arroz es la tercera después del inglés y el francés.

Quien pronostica este cambio de tendencias es el reconocido lingüista británico David Graddol, autor de English Next, un informe encargado por el British Council (de momento aún no traducido al español) que dibuja el perfil del nuevo orden lingüístico internacional, un mapa inquietante que tiene mucho que ver con los imparables cambios demográficos y el uso de nuevas tecnologías. Ya no será un mundo unilateral con el inglés como idioma primordial en los negocios. El español —por su extensión en Estados Unidos— y el mandarín —debido al crecimiento comercial de China—, ejercerán de contrapunto a un mundo polarizado también en el plano lingüístico.

El declive del inglés nativo también se deja ver en Internet, «donde su predominio está desvaneciéndose a medida que proliferan otros idiomas, incluyendo algunos con pocos hablantes». Más datos: en quince años, el número de personas que están aprendiendo la lengua de Shakespeare alcanzará su techo (serán 2.000 millones de estudiantes en todo el mundo): «A partir de ese momento disminuirá», sentencia Graddol.

Hablando sin precisión

Para este gurú de las lenguas, estamos asistiendo «a un cambio cualitativo de crucial importancia, incluso drástico, un cambio que puede estar llevando al lenguaje en una nueva dirección». Se refiere a ese nuevo «inglés global» en el que conceptos «antiguos» como la gramática y la sintaxis quedan apartados por nuevos valores: «La inteligibilidad será más importante que la precisión a la hora de hablar. Da lo mismo que millones de personas sean incapaces de pronunciar bien la th inglesa, lo importante es que ese sonido sea entendido por el receptor», ejemplifica Graddol.

Desmiente que el inglés sea un vehículo para transmitir la cultura anglosajona. «Los árabes venden valores islámicos a través del inglés —explica—. El ejemplo más claro es la la televisión Al Yazira, que pronto comenzará a emitir información en inglés. De momento ya lo hace a través de su página web».

Esta potencia idiomática convivirá con varios «enemigos», empezando por ese monstruo de doble cabeza que es el chino. «En muchas partes de Asia, las empresas han incluido el mandarín como uno de los idiomas de aprendizaje obligatorio», comenta Graddol, quien da fe de que en el Reino Unido florecen las academias que ofertan chino a todo tipo de estudiantes. Otra lengua aún más competitiva de lo que resulta hoy será el español. Jugará en la misma liga que el hindi y el árabe. «En el futuro, si una lengua es importante no lo será a costa de otra, sino junto con otra, igual que las economías de China y de Estados Unidos no son antagónicas, sino que se retroalimentan. El español crecerá mucho más, pero no a expensas del inglés.» Lo mismo se puede decir del hindi: «India está esgrimiendo su dominio del inglés para consolidar su papel predominante en el mercado de la subcontratación y la externalización de servicios», argumenta.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: