Noticias del español

| |

| Magí Camps
La Vanguardia, España
Lunes, 5 de abril del 2010

EL ESCRITOR FANTASMA

En semántica, el contexto es importante. Cuando las declaraciones de un político tienen mayores consecuencias de las previstas, el personaje suele escudarse en el contexto: «Mis palabras han sido sacadas de contexto», afirma convencido. En unas ocasiones es una vulgar excusa, pero en otras es cierto que una frase aislada y amplificada obtiene una dimensión que el declarante no ha querido darle en ningún momento.


Pero donde el contexto es clave es en los casos en que se emplean palabras polisémicas, las que tienen más de un significado. «En la esquina hay un camello» es una frase que necesita de más datos para ser interpretada en su justa medida, porque bien puede tratarse del animal artiodáctilo rumiante con dos gibas o del sujeto que vende drogas al por menor.

En algunos casos, para deshacer la polisemia se añade un adjetivo o un complemento preposicional: una hoja es de árbol o de papel; una hoja de papel puede ser una holandesa; una holandesa es también una mujer de Holanda, como una americana lo es de América; y una americana también es una chaqueta…

En inglés, la palabra shoot significa brote, disparo o rodaje y, como verbo, disparar, lanzar o chutar (palabra que, con la eclosión del fútbol, el español adaptó del inglés). Precisamente por esa polisemia, para hablar de brotes, los anglófonos no dicen shoots a secas sino que añaden el adjetivo verde: green shoots. Así está claro que no hablan de disparos ni de rodajes, sino de brotes. Por aqui, como somos tan malos traduciendo, hablamos de brotes verdes, cuando con brotes hubiéramos tenido de sobra (un brote es, por naturaleza, verde).

Ahora Roman Polanski ha estrenado El escritor. El titulo original de la película es The ghost writer, literalmente el escritor fantasma, pero que significa negro en el sentido de «persona que trabaja anónimamente para lucimiento y provecho de otro, especialmente en trabajos literarios».

La polisémica palabra 'negro' requiere del contexto para saber qué sentido se le está dando.

La entrada negro, negra en el diccionario de la RAE tiene 20 acepciones, 15 expresiones —como negro sobre blanco o pasarlas negras- y 75 sintagmas lexicalizados, como papa negro o dinero negro. Si la cinta se hubiera llamado El negro, el título veraz habria resultado confuso por la falta de contexto. Titulándola El escritor, se pierde el matiz del anonimato, pero se le da al que hace el trabajo su justo nombre, pues, anónimo o no, es un escritor.

Pero ya se sabe que, como se dice en el filme, al negro no se le invita a la presentación de su propio libro porque resulta tan incómodo como el amante en el convite de bodas.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: