Noticias del español

|

Agencia EFE

Villanueva desvincula su salida de los problemas económicos de la RAE

El director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva, ha desvinculado hoy su decisión de no optar a la reelección de los problemas económicos que la aquejan y aunque «no tiene deudas ni está hipotecada» sí ha considerado que debería ser «un asunto de Estado más reconocido y más apoyado».

Villanueva, que desde hoy y hasta el próximo sábado participa en la Universidad de Salamanca (USAL), que este año celebra su VIII Centenario, en la Tercera Reunión de la Comisión Interacadémica del Glosario de términos gramaticales, ha reconocido en una rueda de prensa los problemas económicos que afectan a la RAE.

Una circunstancia que, no obstante, ha desvinculado de su anunciada marcha «por motivos personales», pero que ha ironizado como «coincidencia interesante».

Desde su punto de vista, la situación se puede reconducir, dado que «no tiene deudas ni está hipotecada», pero que lo fundamental es «mantener la actividad» y a las 85 personas «profesionales muy cualificados» que en ella trabajan además de los 46 académicos, sin sueldo, aunque con dietas de 140 euros por sesión.

Esa situación de penuria económica la ha atribuido al descenso de la asignación del Estado desde 2008, a que la Fundación pro-RAE producía rentas considerables y ahora no, a la caída de las ventas de las obras de la RAE y a la reducción de patrocinios por parte de empresas privadas.

Se ha referido al trabajo llevado a cabo como «un clérigo mendicante» para la captación de recursos y a la relevancia de la lengua española con 570 millones de hablantes, la tercera después del chino y del inglés.

Esa importancia del idioma le ha llevado a sugerir la necesidad de que la Academia sea «un asunto de Estado más reconocido y más apoyado».

También ha preferido no entrar en las quinielas de los posibles candidatos a la dirección de la RAE y se ha limitado a señalar que todos los académicos, excepto él, son candidatos.

Finalmente, y en relación a los recelos hacia la lengua española del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el director de la RAE ha sostenido que el mandatario norteamericano «está haciendo un gran favor porque su actitud xenófoba está provocando una reacción muy positiva entre todos los hispanos».

Esta es mantener «con orgullo nuestra condición de pertenecientes a una comunidad tan diversa, tan rica y amparada por un idioma global», ha concluido. 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario:

Los campos con * son obligatorios