Noticias del español

| Henrique Mariño (Público, España)

Cómo los políticos usan los eufemismos para manipular a la gente y edulcorar la realidad

Circunloquios, frases hechas y vaguedades que tratan de suavizar la carga negativa o violenta de la gestión económica.

Si usted vuelve a escuchar a Cristóbal Montoro aquello de «vamos a cambiar la ponderación de los impuestos», agarre bien la cartera, porque lo que querrá decir es que el Gobierno le va a dar un estacazo con una nueva subida del IVA. Tal vez decida salir a la calle para mostrar su rechazo, pero ande con ojo, no vaya a tropezar con las defensas de las Unidades de Intervención Policial —o sea, con las porras de los antidisturbios—. Terminará lamiéndose las heridas o, en el peor de los casos, teniendo que someterse al copago sanitario, que debería llamarse repago, pues recuerde que ya ha abonado los medicamentos a través de los sucesivos cambios de ponderación impositivos a los que aludía el ministro de Hacienda.

La escalada de eufemismos podría seguir hasta la zeta del diccionario, incluso sin salirnos del anterior párrafo: sustituyamos estacazo por daño colateral o IVA por gravamen adicional, al que tendríamos que sumar el recargo complementario temporal de solidaridad, que no es otra cosa que la subida del IRPF. Incluso eso de escalada tiene un matiz épico, cuando en realidad se trata de un aumento o una subida, nada deseable cuando se trata de armas o precios.

Leer más en www.publico.es.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario:

Los campos con * son obligatorios