Noticias del español

| | | | | | |

| Agencia Efe

Traductora afirma que los criterios comerciales afectan la evolución del español

La sociedad de consumo y los criterios comerciales, más encaminados a vender un producto que a potenciar la corrección de su idioma, tienen mucha influencia en la evolución del español, dijo la traductora técnica española Lucía Rodríguez Corral.

Rodríguez hizo esta afirmación en su conferencia A qué español traducimos, dentro del seminario El español que hablamos, el español que hablaremos que la Fundación del Español Urgente (Fundéu), celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), de Santander.

Según la traductora, «lo más enriquecedor» al trasladar un texto desde otro idioma al español es conservar las variedades que la lengua ha desarrollado a una y otra orilla del Atlántico porque «somos capaces de entendernos».

Sin embargo, y teniendo en cuenta que «quien paga manda», las empresas imponen a los traductores ciertas normas que hacen que «el español del traductor dependa de un montón de factores que nos son ajenos» y, especialmente, de criterios comerciales que, con el objetivo de llegar más rápido a los consumidores, «privan también de la posibilidad de que éstos mejoren su español».

La traductora llamó la atención sobre el hecho de que se ponen «más reparos» a que las traducciones contengan palabras cultas en español a que contengan anglicismos.

También criticó que en los textos para hispanohablantes se utilice un español neutro, «que se supone que está hecho para que todos lo entendamos, pero que lo único que consigue es un idioma que disgusta a todos por igual porque resulta artificial» y que, en el caso del cine, acaba en un producto «soso» que pierde con respecto al original.

Lucía Rodríguez también lamentó que «empresas de grandísima influencia», desde medios de comunicación a multinacionales informáticas, se hayan convertido en los últimos años en lo que denominó «academias privadas de la lengua» con más poder, incluso para difundir sus criterios lingüísticos, que la Real Academia Española.

Así, libros de estilo de algunos periódicos o programas correctores informáticos, se convierten en una referencia, en algunos casos «hasta peligrosa», para los usuarios del español.

Rodríguez consideró que en los organismos internacionales se da más peso al español peninsular del que le correspondería por número de hablantes y animó a los traductores a «resistir las tendencias del mercado que no benefician al lenguaje».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: