Noticias del español

| Fernando Ávila (El Tiempo.com, Colombia)

Gong / El lenguaje en el tiempo

En mi libro Ortografía comparada con el inglés, 2010, que forma parte de la colección «La vuelta al español en ochenta guías», anotaba que en el idioma de Cervantes prácticamente ninguna palabra termina en -ng, mientras que en el idioma de Shakespeare son muchos los vocablos que tienen ese final –slang, long, hung–, incluidos numerosos gerundios y participios presentes: dancing, banking, sleeping.

Esta característica del español se ve en palabras de origen inglés incluidas en el Diccionario de la lengua española, 2001, como esmoquin y mitin, adaptaciones de smoking y meeting. Más aún, parece que la -ng posvocálica, en general, es ajena a nuestro idioma, pues voces inglesas como ping-pong y gangster están adaptadas al español en las formas pimpón y gánster.

Cuando en una palabra aparece –ng-, por lo general la n pertenece a la sílaba precedente y la g a la siguiente, como puede comprobarse en mango (man-go), tanga, vengo. El Diccionario panhispánico de dudas, 2005, sigue esta pauta en diversas propuestas como castin, márquetin y ranquin, que presenta como adaptaciones de casting, marketing y ranking. El DPD invita a usar estas formas o a traducir las voces inglesas; en estos casos, elenco o audición, mercadeo o mercadotecnia y clasificación o escalafón.

[…]

Leer más en eltiempo.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: