Noticias del español

| Mar Abad (Yorokobu, España)

¿Tiene los días contados el punto y coma?

El punto y coma se agarra como puede al papel. Piensa que en los libros y en algunos documentos aún puede sobrevivir un tiempo porque en los dispositivos móviles no ve porvenir: ahí nunca lo han querido.

Es muy raro verlo en un mensaje de WhatsApp, un tuit o un post en Facebook.

Parece que los que escriben desde un teclado no necesitan el punto y coma. Retarda; enturbia. Y, en cambio, con los signos de exclamación, los interrogativos y los puntos suspensivos están desatados. Hay preguntas que llevan una corte de cinco, siete, diez interrogaciones detrás (tantas que casi daña a la vista) y ninguna al principio, anunciando su llegada, abriéndole el paso. Son dudas vociferadas, alarmantes; llamadas de atención a gritos en una época que, como dice José Luis Cuerda, «somos pasto del berrido».

Ver más en www.yorokobu.es.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: