Noticias del español

| María José Rincón (Diario Libre, República Dominicana)

Sabor añejo

Alguna vez volvemos a escuchar una palabra después de mucho tiempo; una palabra que parecíamos haber olvidado, pero que inmediatamente despierta recuerdos de la infancia.

Algo así le ha pasado a una de nuestras lectoras cuando recuerda a su abuela cibaeña usando el verbo jodorar: ¡Cuidao si jodora lo caizone poi tai brincando! Y no solo para los rotos en los pantalones; también para los agujeros en las orejas destinados a los aretes.

Nada tiene de extrañar este cibaeño jodorar. No es más que nuestro horadar de toda la vida transformado por obra y gracia de la fonética popular. Y ni siquiera se trata de una pronunciación exclusiva de los campos cibaeños. Los rasgos lingüísticos que aparecen en jodorar se dan también en muchas zonas de habla española, sobre todo en el registro popular.

Leer más en diariolibre.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: