Noticias del español

| Mariángeles García (Yorokobu, España)

¿Qué quieres ser de mayor: asistente o asistenta?

Que la mujer ha hecho grandes, grandísimos avances en lo que a igualdad se refiere es algo innegable. Que a las féminas del mundo nos queda aún un enorme, largo y durísimo camino por recorrer en ese sentido, también.

Si bien es cierto que hoy en día una mujer puede ejercer el oficio que le venga en gana y pocos se atreven a cuestionar su capacidad para ostentar cualquier cargo, quedan resquicios en nuestro idioma que demuestran hasta qué punto estamos aún muy lejos de la igualdad.

Vamos a ejemplos prácticos, que es como se ven mejor las cosas. Un arquitecto tiene las mismas funciones que una arquitecta. Lo mismo un ministro que una ministra, un carnicero que una carnicera… Pero qué preferirías ser: ¿un asistente o una asistenta?

En rigor lingüístico, bien podemos decir que una fémina es asistenta de la directora general como un hombre es asistente del director de un banco. Pero seguro que el morro se le arrugaría a quien ostentara ese puesto siendo mujer, si escuchara describir así su cargo.

Leer más en yorokobu.es

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: