Noticias del español

| Álex Grijelmo (El País, España)

Paraísos o vertederos

La alternativa que propuso Baltasar Garzón a la expresión paraísos fiscales arruina los efectos beatíficos del término y marca una perspectiva diferente.

La voz paraíso no tiene rival a la hora de dar idea sobre algo maravilloso, idílico, de ensueño. Y por eso ha logrado el respaldo del uso (y del Diccionario) como designación de los países que aplican la relajación tributaria para atraer capitales. Si a cualquiera de nosotros nos da por idear un paraíso, desde luego que no se nos ocurre poner en él a inspectores de Hacienda.

Ahora bien, el término representa un hecho a todas luces negativo (el fraude fiscal) mediante la palabra más positiva. De ese modo, el vocablo paraíso queda asociado a países insolidarios que protegen fondos ilegales o cuando menos de dudoso gusto.

La expresión paraíso fiscal parece proceder de un error de traducción. El sintagma tax haven fue confundido con tax heaven, lo que transmutó el refugio (haven) en paraíso (heaven), y por eso se trasladó al francés como paradis fiscaux (paraísos fiscales), de donde lo sacamos nosotros.

Leer más en www.elpais.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: