Noticias del español

| Alejandro Higashi (Letras Libres, México)

Palabras feas, bonitas y… ¿correctas?

¿Por qué unas palabras resultan más expresivas que otras sin importar su significado?

Pensemos, por ejemplo, en la letra de Chilanga banda, de Jaime López:

“Mejor yo me echo una chela

            y chance enchufo una chava

chambeando de chafirete

me sobra chupe y pachanga…”

En primer lugar, sorprende el sonido ch que logra colarse, con ingenio, por doquier; en segundo, la perspectiva apologética para exaltar dos virtudes del trabajo («chambeando») como conductor profesional («chafirete»): beber cerveza («me echo una chela») y seducir, eventualmente, a miembros del sexo opuesto («y chance enchufo una chava»)… sin límites («me sobra chupe y pachanga»). Además de la exuberancia lingüística de esta viñeta urbana, podemos reconocer el encanto que tiene cada una de estas palabras: el sonido de lach, producto de ese CHoque sutil, pero CHispeante, de la lengua contra el paladar, como de CHapuzón o CHapoteo, despierta nuestra simpatía.

Leer más en letraslibres.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: