Noticias del español

| Luis Toledo Sande (Bohemia, Cuba)

Noventa años de brega

Reconocido profesor de literatura hispanoamericana en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, el doctor Rogelio Rodríguez Coronel ha tenido diversas responsabilidades en la Academia Cubana de la Lengua (ACUL), y actualmente dirige su Junta de Gobierno.

Accedió a ser entrevistado para BOHEMIA, y a compartir con el redactor la angustia de resumir un diálogo que requeriría un espacio más amplio.

El académico valora lo hecho por la ACUL desde que se fundó el 19 de mayo de 1926, con la participación de los cubanos Manuel Serafín Pichardo, José María Chacón y Calvo y Fernando Ortiz, y el español Adolfo Bonilla San Martín. «Inicialmente la dirigió Enrique José Varona, y de 1951 a 1969 lo hizo Chacón y Calvo, quien consolidó la institución». Le siguieron Antonio Iraizoz (1971-1976) y Ernesto Dihigo (1977-1982).

En sus inicios la ACUL «defendió la identidad lingüística nacional frente a los asedios de otro idioma, el inglés, que, en hombros del poderío estadounidense, intentaba imponerse en Cuba desde 1898, con cómplices nativos». De hecho, la ACUL no fue reconocida por el Gobierno del país hasta 1951.

«Los cambios iniciados con el triunfo revolucionario en 1959 se apreciaron en la reorganización social. Desde los primeros años 60 la ACUL apoyó esa transformación, incluso con donaciones monetarias a distintos proyectos, y mantenía su papel rector en acciones de política lingüística y el registro de las nuevas voces surgidas en ese contexto».

Leer más en bohemia.cu

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: