Noticias del español

| Pedro Álvarez de Miranda (El País, España)

Nosotras venimos dispuestos

En español, el género masculino funciona como género «no marcado» o género «por defecto», lo que lo habilita para acoger referencialmente y por igual a ambos sexos. Pero hay quienes se resisten a aceptar evidencia tan indudable.

Hace algo más de cuatro años, en un artículo publicado en este mismo periódico y que llevaba por título El género no marcado traté de explicar, con el talante más pedagógico de que fui capaz, que en español, lo mismo que en otras lenguas, el género masculino —entendida aquí la voz «género» en términos gramaticales y no sexuales— tenía la peculiaridad de funcionar como género «no marcado» o género «por defecto», lo que lo habilitaba para acoger referencialmente y por igual a individuos de —ahora sí— ambos sexos, masculino y femenino.

Es cosa tan clara y ya tantas veces repetida —con escasa eficacia, a lo que parece— que no valdría la pena volver sobre ella si no se hubiera producido, en las estrategias de quienes se resisten a aceptar evidencia tan inconcusa, una última vuelta de tuerca que sí puede merecer comentario.

[…]

Leer más en elpais.com.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: