Noticias del español

| Agencia EFE

Matus: el español no corre riesgo de disgregarse

El español no corre el riesgo de disgregarse gracias a su gran pujanza, según defendió el director de la Academia Chilena de la Lengua y lingüista, Alfredo Matus, en la cuarta jornada del VII Congreso Internacional de la Lengua Española.

«La lengua española tiene un potencial tremendo, a lo que contribuye su fuerte cultura», destacó Matus en una entrevista con Efe, en la que explicó que el prometedor futuro que le augura a este idioma es lo que precisamente hace que sus hablantes apuesten por el mantenimiento de una unidad que lo tiene como elemento de unión entre los habitantes de muchos países.

Matus ofreció hoy una ponencia sobre el tema en la sesión plenaria El español en el mundo. Unidad y diversidad, que contó como introductor con el presidente de la Academia Venezolana de la Lengua, Horacio Biord.

«No habrá disgregación del español», dijo de forma rotunda Matus, tras apuntar que las lenguas van hacia «donde queremos llevarlas» y que no hay señal alguna de que a corto plazo el castellano vaya a tomar diferentes caminos según regiones o países.

«El español es una lengua sana y preparada para resistir asedios», resaltó, aunque dejó claro que es evidente que dentro de esa unidad incuestionable hay una diversidad que en su opinión no conlleva hacia la disgregación.

El presidente de la Academia Venezolana de la Lengua indicó por su parte que el reto del español para el siglo XXI es precisamente el de mantener su actual unidad, a pesar de la diversidad que se da en el habla de los más de 20 países que tienen la lengua de Cervantes como oficial.

Biord subrayó que proyectos como la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale) han contribuido al mantenimiento de la unidad lingüística del castellano.

Dijo que él personalmente ha sido favorable al reforzamiento de la lengua y cultura hispánica, que a su modo de ver puede hacer un hueco al portugués en el objetivo de favorecer un mundo iberoamericano más sólido que «catapulte» ambos idiomas.

El presidente de la Academia Argentina de Letras y profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA), José Luis Moure, señaló que es evidente que actualmente existe «una gran dispersión léxica en el español», aunque, matizó, «se trata de diferencias que no ponen en riesgo la integridad de la lengua».

Moure apuntó que, sin embargo, el hecho de que haya más de 20 países que hablan español con autonomía política tiene el riesgo «de erosionar la unidad» en el largo plazo.

El académico argentino concluyó su intervención al señalar que, en cualquier caso, «no se deben promover alarmas» de forma innecesaria sobre algo que a día de hoy no es un problema.

La sesión plenaria contó además con la participación del estadounidense David Thatcher Gies, hispanista e historiador de la literatura española en la Universidad de Virginia (EE.UU.), quien indicó que en su país muchas personas no perciben la gran presencia del idioma de Cervantes en ese territorio.

«En ocasiones el español es invisible en Estados Unidos», dijo, aunque para matizar que no debería ser así si se toma en cuenta que en ese país hay casi más hablantes de castellano que en la propia España.

Resaltó la pujanza del español, que como dijo es con diferencia la lengua más demandada por los estudiantes en escuelas secundarias de Estados Unidos.

Gies destacó que la situación ha cambiado en los últimos años, como queda demostrado por el hecho de que la gran mayoría de empresas de Estados Unidos ha optado por el español para captar a los millones de clientes que viven en ese país cuya lengua materna es el castellano.

El lingüista estadounidense y especialista en español de la Universidad de Pensilvania John Lipski subrayó por su parte que hay que huir de la idea propagada de que el espanglish -definido como un tipo de fusión entre el español y el inglés estadounidense- es hacia lo que evoluciona el castellano que se habla por los cerca de 50 millones de hispanos que viven en Estados Unidos.

Lipski resaltó que es erróneo el considerar al español de Estados Unidos como «algo pasajero» que evolucionará hacia una deformación como, por ejemplo, el espanglish, sino que hay condiciones para que ese territorio se convierta en un país de referencia para el castellano.

«El español ha resistido ataques en Estados Unidos al ser considerado como enemigo», dijo el lingüista, para quien el haber superado esa prueba muestra el empuje y futuro de esa lengua en el mundo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: