Noticias del español

| Álex Grijelmo (El País, España)

Los rótulos

La profusión de mensajes escritos en la televisión ha aumentado a lo bestia el contacto de la gente con las faltas ortográficas.

La tele se parece cada vez más a las carreteras de circunvalación: uno ve tantos letreros y reclamos a la vez, que lo normal es que se despiste.

En la televisión, la pantalla aparece con frecuencia dividida: a un lado, por ejemplo, el reportero que habla; y al otro, unas imágenes de archivo en ciclo sin fin, a veces remotamente vinculadas a lo que el periodista dice. Y además, por arriba y por abajo del encuadre se nos ofrecen todo tipo de letreros: una etiqueta para Twitter, los mensajes de los espectadores, el anuncio del siguiente programa, unos textos con noticias que circulan en rodillo (y que también se repiten y se repiten) y otros que, a modo de subtítulos, nos ofrecen titulares o entrecomillados para recordarnos lo que acabamos de oír o presenciar (lo cual tiene su lógica, porque con tanto punto de atención lo normal es que nos hayamos distraído).

Leer más en elpais.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: