Noticias del español

| Isabel Garzo (Yorokobu, España)

Los que escriben bien también tienen deslices

Hay palabras que se resisten a veces incluso a la gente que por regla general escribe bien.

Cada día vemos tantos errores gramaticales en los medios, y tantos más aún en las comunicaciones personales, que los asuntos listados a continuación pueden parecer bastante baladíes.

Pero el hecho de que abunden errores lingüísticos «graves» como el queísmo, el leísmo y otros no tiene por qué hacernos olvidar otras cuestiones más sutiles e incluso curiosas.

Por ejemplo, es frecuente la hipercorrección, también llamada supercorrección o ultracorrección. Consiste en «corregir» innecesariamente palabras con formación irregular pensando que lo correcto es que se parezcan a las regulares. Por tanto, se da precisamente en personas que tratan de escribir correctamente. Algunos ejemplos de hipercorrección son los siguientes:

• Escribir «desaveniencia»* en lugar de «desavenencia».
• Escribir «erudicción»* o «sujección»* en lugar de «erudición» y «sujeción».
• Escribir «transladar»* o «translado»*, que son incorrectas.

[…]

Leer más en yorokobu.es

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: