Noticias del español

| JUAN RECAREDO (EL SIGLO DE DURANGO.COM, MÉXICO)

Las Palabras Tienen la Palabra / Todo cambia. El idioma también

Cuando alguien se acerca a preguntar cómo debe decirse o escribirse una palabra, espera una respuesta firme y segura… Esto así es correcto y decirlo de esta otra manera es una barbaridad.

Por eso cuando les dice uno que de las dos maneras está bien, hay gente que se decepciona y hasta hay quien se molesta… pero ni modo de decirles otra cosa. ¿Cuál es la forma correcta, la azúcar o el azúcar? De las dos maneras está bien. Pero debe haber alguna diferencia, pregunta de nuevo el consultante con la ligera esperanza de que así se confirmen sus sospechas. Pero no, según los académicos tan correcta es una forma como la otra.

No debemos olvidar que nuestro idioma es un ser vivo y que constantemente está cambiando. Y los cambios no se dan de un día para otro. Generalmente siguen un proceso evolutivo en el que influyen muchos factores. Tal vez un día, en el futuro, cuando alguien diga la azúcar se van a reír de él. Pero ahora no es así.

Vocablos duplicados en cuanto a su grafía (su forma de escribirse) y en cuanto a su estructura, en nuestro idioma hay muchos. ¿Cuál es la diferencia entre despabilar y espabilar? Ninguna. Son sinónimos perfectos. Este verbo en particular viene en el Diccionario de la lengua con 9 significados, pero eso no quiere decir nada en cuanto a su sinonimia. En los nueve casos se pueden decir uno u otro indistintamente y nadie se tiene que rasgar las vestiduras por eso.

Originalmente despabilar es quitarle el pabilo a una vela. El pabilo es la mecha y en este caso se refiere al pabilo quemado, se le quita para que la vela agarre más flama y alumbre mejor. Sin embargo nosotros usamos ese verbo con frecuencia como equivalente a ponerse listo o sacudirse la pereza: Despabílate, muchacho. Deja de estar durmiendo y ponte a trabajar.

[…]

Leer más en elsiglodedurango.com.mx

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: