Noticias del español

| Álex Grijelmo (El País, España)

La punta de la lengua: El mal llamado Estado Islámico

Todo tipo de manipulación del lenguaje es efectiva durante un tiempo. Después el concepto escondido resurge con fuerza.

Las organizaciones terroristas manipulan las palabras de sus propios nombres. Por ejemplo, los ya desaparecidos GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) se apoderaron del adjetivo «antifascista», y al usurparlo llamaban «fascista» a la democracia española a la cual atacaban. Por su parte, las siglas ETA corresponden a las palabras «Euskadi y Libertad» (Euskadi ta Askatasuna), y ello nos obligó a convivir con esa profanación de los dos sustantivos.

Otras organizaciones terroristas nos han arrebatado también el sentido que dábamos a vocablos como «ejército» (por ejemplo, el IRA o el ELN) o «fuerzas armadas» (FARC).

[…]

Leer más en elpais.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: