Noticias del español

| Pulzo (Colombia)

La mala ortografía, una manía que se propaga sin vergüenza

Cada vez que escribo o leo un texto, me biene a la memoria las recomendaciones puntuales que solía hacer una profesora de español y literatura que tuve durante mi bachillerato llamada Ofelia González de Bravo, exigente en su disciplina, empeñada siempre en que sus alumnos aprendieran a escribir correctamente, con muy buena hortografia.

Además era imperante para la docente de porte aristocrático, que todos leyeramos siempre sin ebadir en el testo las marcasiones establecidas por los signos de puntuasión, requerimiento que permitía acer una interpretación correcta de lectura, costumbre para ella  bital en la continuación de nuestros estudios el resto de nuestras existencias .

Para doña Ofelia González de Bravo hera una afrenta inadmisible toparse en sus exámenes orrores hortograficos, se le ponían literalmente sus rizos de punta y no podía dicimular su malestar. Creo que ahora la entiendo y escarmiento en carne propia lo que se experimenta cuando uno se topa con un determinado texto plagado de mala hortografia*.

Leer más en pulzo.com

*  Nota de Pulzo.com

Las fallas y errores evidentes de ortografía son deliberados y conscientes y se permitieron con el único fin de reforzar la idea que pretende transmitir el autor de esta nota de opinión.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: