Noticias del español

| Amando de Miguel (LibertadDigital.com, España)

La greguería

No me refiero al género literario inventado por el Ramón Gómez de la Serna, una especie de aforismo paradójico y humorístico. Apelo al sentido literal de la greguería como griterío confuso y zafio.

El tono del lenguaje oral que da prestancia en España ─y a mí me encocora─ es el de hablar a gritos. Obsérvese en un mitin político, en una transmisión deportiva, en la tertulia que sigue en la radio o la tele. Quien más eleva la voz, más razón parece tener, más prestigio acumula.

Soy un fiel seguidor de la radio. Algunas veces hago este experimento. Deslizo el dial con diligencia y asalto los diferentes programas que se están emitiendo. No falla. Predominan los de más éxito, musicales o deportivos. Pues bien, enseguida se nota su sello: los locutores o como se llamen vociferan más que hablan. Razón primera para que no me interesen. Los gritos son aullidos cuando se describe un gol de un partido de fútbol.

No es una cuestión exclusiva del medio radiofónico o televisivo. En una junta de vecinos, una tertulia de amigos o en otras muchas ocasiones en las que se juntan varias personas para platicar, quien más vocifera es el líder. Lo exasperante es cuando dos o más personas pugnan por relinchar al mismo tiempo. Se entiende que, quien más alce la voz, más razón tiene.

[…]

Leer más en libertaddigital.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: