Noticias del español

| Piedad Villavicencio Bellolio (El Universo, Ecuador)

La esquina del idioma: solecismos y barbarismos comunes

Visícula, diabetis o hubieron muchas personas: solecismos y barbarismos comunes.

Solecismo es la falta de sintaxis en los mensajes escritos y hablados. Se cae en este vicio, por ejemplo, cuando falla la concordancia del verbo haber: «hubieron muchos docentes en el desfile» en lugar de «hubo muchos docentes…», «habemos veinte ponentes en el congreso» en vez de «estamos o somos veinte ponentes…».

Barbarismo es la pronunciación defectuosa de los vocablos. Por eso hay que articular «pelear» y no «peliar»; «cónyuge» y no «cónyugue»; «anestesia», no «anastesia»; «vesícula», no «visícula»; «prever», no «preveer»; «anteojos», no «antiojos»; «toalla», no «tualla»; «diabetes», no «diabetis», entre otros casos.

Leer más en eluniverso.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: